viernes, 29 de enero de 2016

TENÉIS LA OPORTUNIDAD DE EMPEZAR UN NUEVO PROCESO EN VUESTRAS VIDAS

 Shilcars
            Queridos amigos, hermanos, atlantes todos, soy Shilcars del planeta Agguniom.
            Bienvenidos a este lugar, en este centro en el que podemos compartir inquietudes, conocimientos y mucho de esperanza por un mundo mejor y más justo. Siempre hablando, claro está, de la justicia de uno mismo, del equilibrio de uno mismo, de la compenetración, del ensamblaje con nuestros hermanos y hermanas. Esa unión verdadera que únicamente se produce cuando existe la hermandad y la bondad en los corazones de todos y cada uno de nosotros.
            Cierto que a veces titubeamos, dudamos muchas veces también del hermano, de la hermana, de lo que dice, pregona, sugiere. Y casi siempre ante este análisis o juicio traspasamos la responsabilidad al exterior, al compañero, a las instituciones. Mucho más cerca a la familia, o a nuestras parejas o hijos, pero casi nunca nos paramos a pensar y a meditar con respecto a si tal vez el error estará en uno mismo.
            Claro, es que es mucho más cómodo culpar a los demás, ver los defectos en los demás, porque todo lo demás es imperfecto, excepto nosotros mismos como sol central y en el que a través y alrededor nuestro giran los demás elementos, según sea nuestro antojo, voluntad y creencias.
            Ciertamente el error de apreciación al juzgar a los demás es una huida hacia adelante. La desconfianza hacia los demás es una máscara que colocamos en nuestra visión interior y nos aísla de la auténtica realidad. ¡Cuánto más fácil es indagar en nuestro interior, profundizar en nuestro pensamiento y obtener conclusiones!   
            ¿Ciertamente creéis que el error está fuera y no dentro? ¿Ciertamente creéis que sois perfectos y que los demás están equivocados? ¿Ciertamente creéis que es efectivo trasladar desconfianza en la mente de los demás?
¿Sabéis que un niño, cuando empieza sus primeros pasos y a entender el lenguaje y las formas, le es muy fácil asimilar vuestros pensamientos y mucho más fácil crearle animadversión hacia los demás?
Los niños son muy maleables, están construyendo su estructura mental y psicológica. ¡Qué gran error inculcarles ese pensamiento de culpabilidad! Insinuarles tan solo una mínima desconfianza con los demás: “niño, no mires a esa persona”, “no hables con un desconocido”, “nada de lo que te digan hagas caso, únicamente cree en papá y mamá”.
Este es el principal error que infringimos a nuestros menores. Y no porque en algunos casos llevemos la razón, sino porque creamos en él el miedo, la desconfianza. Y este es un error que se paga muy caro.
Y ciertamente es así, no dudéis que es así y por ello habréis de especializaros en la pureza del lenguaje, pero muy especialmente de vuestro propio pensamiento.
Hablad cuando tengáis que hacerlo, hablad con prudencia. Hablar por hablar es un total error. Hablad cuando sea preciso, pero también cerrad la boca cuando de vuestro pensamiento tenga que aflorar cualquier tipo de desconfianza hacia los demás.
Empezáis un nuevo año, en realidad es la continuación del año anterior, y seguirán muchos otros. Eso cada uno de vosotros sabréis en la profundidad de vuestro pensamiento cuántos años van a ser esos en los que podréis escenificar esa obra de teatro con los papeles actuales, con los roles que os están moviendo, activando, condicionando, presionando y muy pocas veces liberando.
Pero en realidad os queda tiempo aún para ir preparando vuestro camino, vuestro futuro. Un futuro que no es futuro, sino que es presente, es ahora mismo. Iros preparando, pero cuidad de no confundiros y prepararos para ser lo suficientemente valientes para reconoceros en profundidad.
Dejad a los demás que actúen como quieran, que piensen como quieran, que vistan como quieran. Dejad que los demás se expresen libremente, porque cada uno en su conformación está para algo, y lo más importante, cada uno en su conformación está básicamente para serviros de espejo.
Así que respetad las formas de pensar, porque todos y cada uno de vosotros tenéis una razón muy clara, coherente y perfecta para estar aquí haciendo lo que hacéis, diciendo lo que decís y pensando lo que pensáis. 
Así que reconoced en los demás a vuestros propios espejos, como propia imagen y sed valientes y reconoced en la profundidad de vuestro pensamiento que realmente aún sois unos cobardes.
Reconoced también que sois producto de la degeneración, que sois elementos o estáis conformados por elementos residuales del propio cosmos holográfico cuántico, que desde el momento de su creación en esa imaginaria explosión o big bang, conformó los primeros elementos, de sus residuos sois parte.
Por tanto, vuestros cuerpos físicos imperfectos totalmente, erróneos totalmente, son residuos. Es basura espacial, son residuos de estrellas. Pero ¡oh! qué residuos más maravillosos cuando de la nada esa simple basura espacial logra convertirse en pureza y actuar mágicamente transformándose y transmutándose, equiparándose al propio y genuino ser que consigo lleva dicha materia o basura espacial.
Y en esa forma de pensar, amigos, amigas, tenéis que ahondar, porque no sois nada del otro mundo. Aquí y ahora, en estos cuerpos que sustentan y contienen a vuestra esencia, a vuestra réplica, no sois nada. Sois basura. Y entendedlo así.
Pero entended también que esa basura, convenientemente transmutada por medio de un pensamiento basado en la humildad, es capaz de transformarse y ennoblecerse. Y ennoblecer, con un pensamiento amoroso, sin desconfianza, sin prejuicios, al espejo, a los demás. Y esa es la cuestión, la simple cuestión, hermanos y hermanas.
Habéis empezado un nuevo año, es una continuación para un futuro que no va a ser futuro, sino un presente eterno que siempre lo es. Pero tenéis la oportunidad dentro de este presente, de ahora mismo, de transformaros, de volar por esos espacios del pensamiento hacia la micropartícula y conocer otros mundos de pensamiento.
Tenéis la oportunidad de hermanaros profundamente, tenéis el billete para ello, que es la bondad en vuestros corazones, no pensando en adquirir otro conocimiento que no sea el autoconocimiento por medio de la autoobservación.
Tenéis la oportunidad, también, de empezar un nuevo proceso en vuestras vidas. Porque además vuestras vidas, habiendo conocido Tseyor, y reconociéndolo como tal, sin desconfianzas, poniendo la bondad en vuestros corazones, habrá servido Tseyor para catapultaros.
La energía que se contiene en Tseyor y en su pensamiento está para serviros. Siempre y cuando creáis que ello es posible. Y también indicaros nuevamente y repetidamente que no creáis en lo que nosotros os decimos, habéis de experimentarlo y comprobarlo.
Os estamos dando lo mejor que tenemos, que es nuestro pensamiento, cogedlo con ilusión y esperanza, y si en verdad queréis romper cadenas y liberaros empezad a pensar, no en vosotros mismos, sino en los demás y en la forma en que os podéis dar a los demás.
Porque entended también que si todos pensáis en los demás, anhelando poder entregar a los demás lo mejor de vosotros, todos recibiréis. Así todos daréis y al mismo tiempo recibiréis. Y no hay otra manera en este universo, no hay otra forma para sanar y equilibrar este cuerpo, hecho de residuos cósmicos estelares. No hay otra forma, amigos, hermanos, de regenerarlo, transmutarlo y sublimarlo, convirtiendo vuestra personalidad plomiza en el oro del espíritu. Convirtiendo además vuestras personas en elementos puros, diversos e infinitos.
Nada más. Feliz año, os mando mi bendición.
Amor, Shilcars. 

sábado, 23 de enero de 2016

EL CAMINO DE LA INICIACIÓN VERDADERA

“El individuo, cuando inicia el camino del trabajo interior,cuando realmente cree saber que es el momento de la iniciación, entonces todas las fuerzas entrópicas luchan desesperadamente para apartarle del camino, del verdadero camino de la iniciación,de la comprensión, de la autorrealización del ser, de la verdadera consciencia.”Shilcars 

Shilcars
Amigos, hermanos, atlantes todos, soy Shilcars del planeta
Agguniom, vuestro planeta. Invitados estáis a visitarlo, animaros a
efectuar en grupo una extrapolación mental y os resituaréis en nuestra
órbita, en nuestra frecuencia. Es fácil, muy fácil. Buenas tardes noches a
todos.

En un principio fue el desorden, el caos, que inundó todo el
universo de manifestación. No había allí orden ni concierto, sin embargo
sí una idea primigenia, preconcebida muy inteligentemente, que dio
paso, posteriormente, a un orden cíclico.
En ese orden se formaron los planetas, los soles, los universos, y a
su vez los multiversos y los mundos paralelos.
De esa orden primigenia nació un primer escalafón, una primera
conducción manifestativa. El Creador de todo ello sabía, sabe y sabrá
siempre, porque su inteligencia es eterna, que con una primera
manifestación, con una simple manifestación, no habría de ser
suficiente.
Conocía de antemano que su misma réplica infinita iría aspirando y
anhelando reconocerse a su vez y, en un intenso aprendizaje, constante
y eterno, emularía su propio Yo, para situarse en su mismo nivel.
El Creador, el Absoluto, también sabía, sabe, sabrá eternamente,
que en el momento en que esto último se produzca, cuando su propia
réplica en el mundo de manifestación, replicada a su vez infinitamente,
se iguale a sí misma, desaparecerá todo y nada existirá.
Pero, a su vez, existirá el gran potencial creador, imaginativo,
amoroso, que volverá igualmente a manifestarse en este universo,
creando a su vez los planetas, los soles, los universos, los multiversos y,
¿cómo no?, los mundos paralelos.

Esto es una rueda sin fin que puede durar millones de millones de
años luz, pero que sin embargo se engloba en un solo instante, mejor
dicho, nunca ha sido ni será.
Únicamente en el mundo de manifestación tendrá cabida una
ilusión de tal envergadura, porque en el fondo, fuera de dicha ilusión
nada existe y todo es, en potencia. Cuando el Absoluto decide
manifestarse, antes no, por supuesto.
Antes no es y, por no ser, tiene la facultad de ser en el mundo de
manifestación. Así, el Absoluto, en el mundo inmanifestado, no es pero
es en potencia.
Y en esa dualidad se permite crear ilusorios estados de
reconocimiento de sí mismo, y se emplea constantemente utilizando
para ello el fractal, para dar una ilusión a todos los elementos que a su
vez han sobresalido de ese gris difuso que planea siempre en el mundo
de manifestación.

Así, ahora, en estos tiempos, estamos terminando un orden cíclico.
Un orden establecido poderosamente, pero orden al fin y al cabo.
Ahora lo que se necesita es estimular el desorden ordenadamente,
científicamente, amorosamente, para desintegrar todo el apego. Esto
quiere decir que habremos de emplearnos en la transmutación
adecuada para desintegrar este apego, este constante reconocimiento
de nuestras propias réplicas en los mundos paralelos, en los mundos de
ilusión.
Porque, si no desapegamos nuestro pensamiento, nuestra mente
de este mundo de manifestación, de forma consciente a través del
empleo de las técnicas adecuadas, a nivel espiritual y profundamente
amorosas, nuestra dependencia en el mundo de manifestación
continuará siendo lo mismo. Incluso en este estado ilusorio podríamos
permanecer millones de años, reencarnación tras reencarnación, porque
el mismo programa del fractal así lo permitiría.

En realidad, es tiempo de terminar los asuntos, de dejar en orden
nuestra mente, en equilibrio, pacientemente, y estimular nuestras
neuronas para que las mismas nos aproximen al proceso regenerador.
Es hora de terminar con el apego, con la influencia de este mundo
ilusorio. Es hora de darse cuenta de la entropía, de su fuerza.
Es evidente que todos ignoramos la fuerza del apego, la fuerza de
la energía que nos inunda y que nos hace trastabillar en los momentos
más delicados, en los momentos en que más necesitamos centrarnos,
equilibrarnos, en los momentos en que necesitamos más paciencia, en
los momentos en que más necesitamos amarnos entre todos,
reconociéndonos. Reconociendo nuestras dificultades y limitaciones,
pero al fin y al cabo reconociéndonos, y en estos momentos cada vez
es más difícil.

El individuo, cuando inicia el camino del trabajo interior, cuando
realmente cree saber que es el momento de la iniciación, entonces todas
las fuerzas entrópicas luchan desesperadamente para apartarle del
camino, del verdadero camino de la iniciación, de la comprensión, de la
autorrealización del ser, de la verdadera consciencia.
Reconozcamos siempre que no es fácil hallar el camino y,
reconozcamos también, que cuando lo hallamos tampoco sabemos
andarlo debidamente.

En este mundo vuestro existen infinidad de disciplinas, además de
religiones, creencias, y todo ello surtido debidamente de dogmas difíciles
de digerir, de comprender, y mucho más de poner en práctica.
Es lógico, la ley de entropía se ha instaurado verdaderamente en
los campos morfogenéticos y busca desesperadamente patrocinar lo
que el fractal ha diseminado verdaderamente en su proceso
electromagnético: ordenar, ordenar y ordenar. Y los átomos actúan en
función de dicha orden y no pueden separarse, no pueden dividirse.
Y todo individuo que penetra en esos mundos superiores, o al
menos lo intenta y aplica la auto-observación, está empleando un
método muy importante, cual es el camino de la iniciación a través de la
transmutación, el camino de la iniciación verdadera a través de la
transmutación verdadera, y esto es un “atentado” evidente contra el
orden establecido a nivel atómico.

Por eso la fuerza entrópica lucha desesperadamente para evitar
esa división, lucha desesperadamente para mantener el orden. Claro
que el orden atómico, en este fundamento físico tridimensional, significa
recurrencia.
La ley de entropía lucha desesperadamente para mantener las
estructuras. Es muy conservadora, no podemos negar que cumple
eficazmente su misión. Para ello, aplica la energía del pensamiento, la
energía egoica, ese yo de supremacía para mantener las estructuras
siempre igual. Es su trabajo, es su obligación.
Y, cuando el individuo pretende abandonar dicho proceso, porque
entiende que ha llegado el momento de elevarse hacia las estrellas, de
comprenderse interiormente para dar el salto cuántico, entonces toda
esa fuerza está en contra de él.

El mundo lucha desesperadamente para encontrar su sino. Todos
nosotros estamos luchando, incluso inconscientemente, para clarificar
nuestra mente, para equilibrarla, pero empleamos la impaciencia, esto
en un primer punto, pero también nos dejamos llevar por las
circunstancias. Por eso surgen los problemas, por eso mismo aparecen
las dificultades.
Todo individuo que pretende llevar un trabajo espiritual objetivo, no
impuesto, sino con toda la libertad que él se merece y es acreedor, y no
se deja llevar por conocimientos adquiridos, ni por edificantes auditorios,
ni por letra escrita o impresa de hace miles de años, sino que entiende
que todo eso ya lo sabe, que también sabe que no necesita a nadie para
el despegar hacia la propia autoconsciencia, hacia la autorrealización del
ser, todo individuo así dispuesto, chocará contra la ley de entropía.
Chocará con “muros” infranqueables, tendrá muchísimas
dificultades además de la enfermedad y el desespero. Pero, amigos,
hermanos, todo eso es pura ilusión. No hay nada que pueda vencer al
anhelo de superación espiritual. Todo es fantasía.

Todas las dificultades que aparecen a nuestro alrededor son solo
eso, pura ilusión. Porque el ser verdadero, nuestra propia esencia,
nuestra réplica primigenia, nada teme, es indestructible. Solo ama
verdaderamente y verdaderamente acepta el juego.
En realidad, quiénes no aceptan el juego son los profundos
espacios oscurantistas. Son esos espacios en los que la réplica se ha
atrevido investigar, replicándose debidamente y, en estos mundos
oscuros, oscurantistas, densos, burdos, es además en donde se emplea
con mayor profusión, nuestra réplica.
Así nosotros estamos en estos mundos de oscurantismo. Sabiendo
positivamente que venciendo todas las dificultades, superando esos
muros, detrás llegará el Sol Central, la fuerza arrolladora de la
consciencia y la verdad.

Por eso nuestra réplica ha decidido también replicarse aquí,
empleándose a fondo, porque también sabe que superando las
dificultades aquí y ahora, en esta 3D, la energía arrolladora que alcance
a través de la auto-observación y de la paciencia, será tan grande y
sublime, que se corresponderá verdaderamente con su anhelo.
Un anhelo que, como he dicho anteriormente, busca la unidad. La
unidad en el Absoluto, la igualdad en el Absoluto. En ese camino eterno
hacia la recreación del propio Absoluto en sí mismo, de ese Yo en
retroalimentación.
Durante este camino ilusorio, temporal, que cabe en la cabeza de
un alfiler, que puede ser un instante tan solo en el mundo inmanifestado,
pero que aquí pueden sucederse miles de millones de años, estamos
investigando. Y ahora lo hacemos con nuevos ímpetus, ahora nos
hemos llegado a centrar verdaderamente en nuestro objetivo, ahora
sabemos qué hacer.

El hombre actual no podrá decir que no tiene información. Tiene
muchísima información y puede acceder a muchísima más información
en este mundo 3D. Sin embargo, dicha información es totalmente
innecesaria e ineficaz si solamente se procesa a nivel intelectual.
Y pregunto: ¿para qué nos va a servir acumular información a nivel
intelectual, si tarde o temprano deberemos abandonar este vehículo
físico?: para nada. Para nada nos va a servir, excepto si la información
de que disponemos llegamos a asumirla, sintetizarla, a través de la
transmutación.

Ahora, en estos momentos, conviene darse cuenta de dicho
proceso y hacer un gran esfuerzo, y preguntaréis: ¿para qué ese gran
esfuerzo? Pues para seguir, precisamente, con la ley impuesta
verdaderamente y objetivamente por el Absoluto.
Porque es nuestro sino avanzar y no mirar atrás, y sí haciaadelante
siempre, con la cabeza bien alta y la mirada al frente. Sin
ningún temor, pero siendo cautos, precavidos y sobre todo amorosos.
Y también es muy importante este avance para todos, y que lo
estimuléis verdaderamente en vuestro interior para favorecer el trabajo
con el grupo, con los demás hermanos. Para darles la mano, para
ayudarles a comprender. Y para eso está vuestro grupo, nuestro grupo
Tseyor: para dar la mano, para ayudar, para caminar juntos.
Tseyor tiene un valor incalculable, un valor amoroso incalculable.
Un egrégor muy potente y poderoso que puede permitir, y de hecho así
lo hace, clarificar mentes y sacarlas del oscurantismo y de la angustia.
Para eso estáis todos vosotros. Para eso estáis los compromisarios, los
comisionados, para eso está el Púlsar, los GTI. Para eso estáis todos
vosotros: para iniciar ese camino de la ascensión. Porque en los otros
caminos, los de la ciencia y la tecnología, otros hermanos ya se cuidan
de adelantar y de avanzar en dichos procesos.

Cada grupo tiene una especialidad distinta. En Tseyor, aquí en el
grupo Tseyor, nuestra especialidad es la divulgación. Porque de poco
van a servir los avances técnicosy científicos si no van acompañadosdel amor, de la comprensión, de la tolerancia, de la paciencia.
Por eso tenéis una doble responsabilidad, y es la de que ultiméis
todos vuestros trabajos, y la de que no os dejéis vencer por las
dificultades. Cada vez lo serán más y más, y abiertamente las
comprenderéis cada vez más y más.
No renunciéis a vuestro gran tesoro, que es el autodescubrimiento,
no os dejéis presionar por el medio. Avanzad según sea vuestro leal
saber y entender y, en lo que desconozcáis, poned todo el amor y sobre
todo aplicaros en la paciencia.

Observad pacientemente los hechos y veréis como, tarde o
temprano, a través de esa tranquilidad de espíritu, de ese equilibrio, de
esa espera paciente, descubriréis nuevos antecedentes que os harán
avanzar mucho más rápidamente.
Y, mientras estáis avanzando y pregonando este pensamiento
espiritual, que ha calado muy profundamente en vuestras mentes, que
es indestructible, ayudad al resto de la sociedad a través de este mismo
pensamiento amoroso. Porque en el resto de la sociedad ya hay grupos
que trabajan en otros niveles, en la ciencia, en la tecnología, para
acomodar adecuadamente el pensamiento de esta 3D en estos tiempos
que corren, en estos tiempos finales a la espera del rayo sincronizador.
Cada uno de nosotros, pues, que se preste a ayudar, que se preste
a mejorar al hermano. En lo posible, que no decaiga su interés y que
despierte verdaderamente en sí mismo ese trabajo espiritual que le
llevará a la reunificación.

Sería una lástima, para vosotros mismos, aquí y ahora, que
después de haber avanzado evidentemente con la fuerza conque lo
habéis hecho, ahora decaigase vuestra inquietud y os entregarais al
ostracismo, a la anulación de vuestra propia identidad y reconocimiento.
¡Ahora es la hora de avanzar todos juntos!
Lógicamente, el mundo de manifestación se está empleando afondo en
esa labor. Por eso está probando a sus elementos, a sus
individuos y, como todo lo que sucede en el mundo de manifestación, los
individuos, por sí mismos, se seleccionan.
Sed vosotros los que lleguéis a la meta. No os perdáis en el camino
por puras dificultades, aunque muy lógicas y, evidentemente, muy duras
que puedan presentarse ante vuestra mirada. De todas esas
circunstancias, trabajadlas adecuadamente con vuestro pensamiento,
con la auto-observación. Pedid al cosmos que os ayude, y
verdaderamente lo hará. Y el resultado vosotros mismos lo veréis.

En estos momentos, pues, Tseyor se está regenerando, muchos
han sido los llamados y pocos van a ser los escogidos, escogidos por
ellos mismos. Pero ese puñado de hombres y mujeres valientes,
anhelantes de una sociedad armónica y, espiritualmente hablando, de un
nivel superior, serán los que verdaderamente ayudarán al desarrollo de
los demás hermanos.
¡Adelante!

 http://tseyor.org/biblioteca/comunicados/index.html