sábado, 7 de abril de 2012


 LA TRANSFORMACIÓN DE LAS SOCIEDADES NO SE PRODUCEN
A TRAVÉS DE UN SOLO INDIVIDUO, SINO POR MEDIO DE TODOS.
UNIDOS POR UN MISMOS OBJETIVO DE UNIDAD Y HERMANAMIENTO.
-Shilcars-

Me parece que estos son los momentos que estábamos esperando
todos. Momentos en los que se cursa la llamada. La llamada para asistir
a un gran acontecimiento cósmico en un futuro muy próximo. Unos
momentos importantes, trascendentales, y diría que exquisitos para
vuestro nivel. Para eso os habéis estado preparando todos. 
La transformación de las sociedades no se produce a través de un
solo individuo, sino por medio de todos. Unidos por un mismo objetivo 
de unidad y de hermanamiento. 

Muchos sois los que habéis venido laborando todos estos años,
pero muchos también son los que han recibido los efluvios de ese
trabajo, a modo de energía transmitida, sin duda alguna, por los campos
morfogenéticos.
La humanidad actual no es lo que era hace treinta, cuarenta o
cincuenta años. La humanidad actual no será lo que es ahora, dentro de
un año, dos, tres... El proceso de transformación o de evolución se está
desarrollando muy rápidamente. Vuestro ADN, vuestros cromosomas,
vuestro pensamiento se está transformando y evolucionando
rápidamente. 
Vais comprendiendo cada vez más el objetivo mismo de la
creación. Ya no os conformáis con la simple creencia, es lógico. Ahora
buscáis la comprobación y la experimentación. Y eso es muy sabio e
inteligente. 

Por eso, os invito a todos, y a todos sin excepción, a que os
preguntéis en vuestro interior sobre eso tan básico que es el 
preguntarse por la permanencia del estar aquí. 
Esa solicitud, llevada a través del corazón, desde la profundidad
misma de vuestra micropartícula, os dará respuesta. Ahora es el
momento de recibir respuesta. Sabed pedid y se os dará. Pero no 
pidáis al exterior, no pidáis pruebas al exterior, pedid las pruebas 
en vuestro interior, y que se os permita experimentar. 

Tenéis un mundo maravilloso, que es vuestra mente. Vuestra
mente está ahora preparada para recibir información. 
Practicad y aplicad en vosotros la auto-observación. Procurad
despertar en el sueño. Fijaros en las sincronías. Observad a vuestros
hermanos. Huid de la individualidad... 
Acercaros cada vez más, manos tendidas, a abrazar a vuestro
hermano. No debe haber diferencias entre vosotros. Todos sois iguales. 
Y manteniendo esa igualdad, llegareis a la armonía. Y con la
armonía llegará el equilibrio. Y con el equilibrio comprobaréis,
observaréis, y sobre todo amaréis. 
Amigos, hermanos, gracias por prestarme vuestra atención. 
Amor, Shilcars.

viernes, 6 de abril de 2012


"EL CRISTO CÓSMICO ESTÁ LLAMANDO"
-A LAS PUERTAS DE TODOS-

El Cristo cósmico está llamando a las puertas de todos. Todos están 
incluidos en esa llamada. Y en ese despertar, lógicamente, no todos van a llegar 
al punto de consciencia que se requiere para ese andar evolutivo. Es lógico, 
muchos tendrán que dejar el paso a unas estructuras de pensamiento 
superiores. Y dichas estructuras no serán o no habrán sido superiores por 
casualidad, sino a través del anhelo de perfeccionamiento, y del amor que 
hayan puesto en su deambular tridimensional.  

Así, la base del perfeccionamiento del pensamiento  no está en la 
intelectualidad, en la lectura de textos, aun consagrados incluso por ese viento 
crístico cósmico que a veces sobrevuela el pensamiento humano. Aún y todo 
ello, se verá que en realidad el proceso hacia una  evolución del pensamiento 
será infructuosa, en cuanto a su consecución, debido precisamente a esa inercia, 
a esa fuerza de la ley de entropía que atrapa entre sus manos a aquellos que 
quieren el despertar.  
Por eso, dentro de ese huevo cósmico que se ha fecundado a través de 
miles y miles de años, ahora el ave debe romper el  cascarón y salir. Y volar. 

Ahora es cuando ha de aplicarse en todo su esfuerzo, y su resistencia, y en su 
voluntad participativa. Ahora es cuando el esfuerzo deberá ser mayúsculo para 
extender sus alas. Libre hacia otros mundos dentro del  multiverso.  
Y nadie puede ayudar a esa gran ave que, cual ave Fénix, debe 
remontarse por encima de sus cenizas. Hablo en parábola porque así creo que 
podemos entendernos mucho mejor. Ahora, pues, es el momento de aunar 
esfuerzos a través de la participación y de la coparticipación. 
 -Shilcars-

jueves, 5 de abril de 2012


"EL CRISTO, HACE 2000 AÑOS, HIZO SU ÚLTIMA Y DEFINITIVA APARICIÓN"
PARA AGLUTINAR EN SU PENSAMIENTO INFINITO A TODOS AQUELLOS 
SERES HUMANOS DE TODO EL COSMOS HOLOGRÁFICO CUÁNTICO, PARA 
RESITUARLOS ADECUADAMENTE. PREPARANDO TODO UN PROCESO 
QUE IBA A CULMINAR AHORA, EN ESTOS TIEMPOS QUE CORREN
-Shilcars-

Amigos, hermanos, atlantes todos, buenas noches, 
soy Shilcars del planeta Agguniom.
Efectivamente quería intervenir, y poner mi granito de arena con el
ánimo de mejorar si cabe la comprensión de un estado o época en 
la que el Cristo pudo haber sembrado el conocimiento auténtico, 
la realidad auténtica del mundo holográfico cuántico. 
Es habitual, y lo ha venido siendo a lo largo de todos estos años,
que cuando alguno de nosotros hemos querido intervenir mandemos
una frecuencia de sonido para que os apercibáis de nuestra intención 
de mantener el diálogo, a través también de nuestra aportación, 
de nuestro simple punto de vista. 
Así pues, esta época, cuya influencia espiritual nos viene dada por
la venida del Cristo, es a modo de preparación definitiva hacia una
reunificación, hacia el hermanamiento, hacia la unión de mentalidades. 
El Cristo, hace dos mil años, hizo su última y definitiva aparición
para aglutinar en su pensamiento infinito a todos aquellos seres
humanos, atlantes de todo el mundo de manifestación, de todo 
el cosmos holográfico cuántico, para resituarlos adecuadamente.
Preparando todo un proceso que iba a culminar ahora, 
en estos tiempos que corren. 

Una diferencia importante resulta de la aparición en este mundo
físico tridimensional del Cristo Cósmico, y como tal de una aparición
cósmica en todo el universo y en los multiversos, y es que en este
planteamiento trascendente el Absoluto quiso participar directamente. 
Trasladándose Él mismo, en completa humildad, a este mundo
tridimensional y desde aquí inscribir debidamente toda la formulación
que debía desarrollarse adecuadamente para establecer ese vínculo, 
y justo equilibrio entre el mundo visible e invisible. 
Dicha participación tuvo lugar, como todos conocéis o podéis
conocer, a través de la venida de este Cristo hecho Hombre. Que en
definitiva es o representaba ser el último avatar, después de una serie
de avatares anteriores que participaron también en la conformación
psicológica de los atlantes en el paréntesis. 
Porque no olvidemos también que la venida del Cristo Cósmico lo
ha sido para reconsiderar previamente una estructura psicológica
adecuada, y proyectada hacia la transmutación. Conque se validan
todos los seres humanos atlantes dentro de este paréntesis fuera 
del tiempo real del universo. 

Podéis entender perfectamente que dicha operación cósmica es de
una gran responsabilidad, por cuanto con ella se pretende diluir en el
propio cosmos real, en su tiempo real, a todo un compendio en un
paréntesis que, indudablemente, de la buena proyección a nivel de
transmutación dimana el que pueda diluirse nuevamente en ese gran
cosmos holográfico cuántico. 
Y, en tal punto cósmico de dicho holograma, en un mundo real, en
un mundo auténtico donde existe la realidad de los seres que en él
frecuentan esa frecuencia vibratoria, podemos entender perfectamente
que se precisa de una participación pura a nivel psicológico, y una
mente abierta a la hermandad y al amor de una forma auténtica 
mayúscula. 
Por lo tanto, dicha operación solamente podía supervisarse a
través del Absoluto, y en una modalidad de humildad pura en la que el
mismo se proyectase en este mundo tridimensional holográfico, dentro
del multiverso, y guiara todas sus propias réplicas o esencias o
consciencias. Y esto ha dado como resultado los tiempos actuales. 
Como siempre, es importante en todos los aspectos del mundo de
manifestación, equilibrar las dos partes del mundo visible e invisible, 
del mundo material y espiritual. Y en este caso en el hombre, el atlante
siempre ha sido un ser espiritual, indudablemente. Aunque ha habido
épocas en que se ha perdido, y también  muchas veces olvidado, de su
raíz espiritual pura y concreta. Pero invariablemente ha vuelto siempre 
al punto de origen, cual es su espiritualidad en el sentido más amplio. 
No siempre las circunstancias del mundo tridimensional se han
establecido de tal forma que permitieren un equilibrio completo, o casi
completo, como es el mantener esa estabilidad preconizada. 
Y solamente ahora, en estos tiempos que corren, el atlante lo ha
conseguido a través de su técnica y de su conocimiento. Pero más bien
en su técnica por cuanto la misma le ha posibilitado el poder llegar a
reconocer en sí mismo la posibilidad de una capacidad real a nivel
virtual. 
La técnica, sobre todo la electrónica en todas sus facetas, ha
permitido a esta generación llegar a reconocer tal posibilidad en la
comunicación, en la tecnociencia. Del conocimiento más amplio. 
Eso quiere decir que en las ideas creativas, además, el hombre a
través de las mismas puede reconocerse a sí mismo e investigar y
experimentar, porque en definitiva la técnica actual le permite tal
desarrollo técnico y científico. 

Y claro, cuando el ser humano llega a ese estado de conocimiento,
a nivel tridimensional, es decir, que a través de él mismo puede darse
explicación a toda una serie de estructuras bioquímicas, biológicas,
químicas, etc etc., es cuando el hombre empieza a asumir su gran
realidad. 
Y empieza a asumirla precisamente porque a través de la técnica y
de un sentido racional puro, se da cuenta perfectamente de que a través
de su intelecto jamás llegará a consolidar esa unión con el infinito. 
Se da cuenta, además, que por muchos elementos materiales que
utilice, y por muy desarrollados que estos sean, jamás podrá igualar las
grandes capacidades de su propia mente. Y en este punto entra en él la
humildad. Y en este punto también es cuando equilibra esos dos
factores. 

El factor material a través de la ciencia, la técnica, el raciocinio, 
la reflexión y, a veces también, la decepción por darse cuenta de que 
le es imposible llegar a resolver las grandes incógnitas y, todo ese
conglomerado de manifestación, se iguala con el conocimiento ya de 
por sí genuino de su parte espiritual. 
Y, cuando llega a este punto, este es el punto al que el Cristo Cósmico, 
hace 2000 años, pretendió que así fuere, que se llegara a este
punto de comprensión. Porque llegando a esta parte de comprensión
profunda, el salto cuántico habría indefectiblemente de procurarse con
total normalidad. Sin impulsos, sin obligaciones de ningún tipo, y sí a
través del fluir del pensamiento amoroso pleno de hermandad, para
llegar a consolidar muy especialmente una nueva figura cósmica. 
En definitiva, esa nueva figura cósmica que se pretende es,
sencillamente, la participación plena de unos atlantes que genuinamente
forman parte del Absoluto, porque son Él mismo, y que por diversas
cuestiones y circunstancias están fuera de un tiempo real. 
Dichos atlantes pues, ya es hora de que se liberen de la pesada
carga de oscurantismo. Que aligeren sus cuerpos a través de un
proceso de transmutación que equivale a una nueva densidad atómica
mucho más fluida y que, con su pensamiento en orden a la hermandad,
al amor, pueda por fin diluirse perfectamente, y sin ninguna circunstancia
adversa, a la corriente del atlante, del ser humano, de la partícula divina.
Del Absoluto en definitiva diversificado infinitamente.   
Os mando mi bendición. Amor Shilcars.

miércoles, 4 de abril de 2012


"SABEMOS MUCHAS COSAS, PERO PRECISAMENTE 
ÉSTAS  QUE YA SABEMOS NO LAS NECESITAMOS"
-Icotrem-

Sabemos muchas cosas, pero precisamente éstas que ya sabemos no las
necesitamos. Necesitamos saber aquello que aún no sabemos que existe, pero que
indudablemente necesitamos para la evolución de nuestras personas. Como seres
humanos conscientes pertenecientes a un nivel muy superior, pero que indudablemente
está limitado por una relación causa-efecto, con ingredientes abióticos producidos por la
propia evolución de un sistema primario, en el que predomina el desconocimiento como
norma natural de crecimiento y de evolución.

Entonces, es preciso preguntarse cómo acceder a determinados conceptos, 
a determinadas cuestiones ignoradas pero que no sabemos que existen. Como 
tampoco sabemos necesariamente que debemos necesitar.
Y ahí está la gran cuestión a resolver: se trata de pensar, de imaginar, de crear en
nosotros, en nuestro pensamiento, en nuestra mente, aquellos ingredientes que aun no
sabiendo que los necesitamos, y menos que existan, debemos posibilitar su presencia
activa. Una mecánica que funciona, una mecánica natural y mental, por supuesto, que
acciona determinados elementos desconocidos, pero que deben ser conocidos y
autenticados y asimilados convenientemente, para el debido desarrollo intelectual 
y neuronal de nuestras personas. Es la razón del pensamiento.

El pensamiento es energía. Es, por tanto, un elemento del mundo o perteneciente
al mundo tridimensional que nos posibilita la relación, la creación y la generación 
de elementos, ideas y cuestionamientos, que hacen posible la evolución de dicho 
pensamiento hacia esferas trascendentales.
Pensemos, pensando que el pensamiento piensa y, por lo tanto, crea pensamiento 
y este pensamiento debe abonar una semilla que al mismo tiempo generará un 
nuevo pensamiento, fruto de un pensamiento pensado.

Pensemos en la relación causa y efecto. Pensemos en la relación del propio
pensamiento puesto en un pensamiento desconocido y a la vez necesario. Pensemos 
en la posibilidad de crear nuevos pensamientos que quiere decir, energía suficientemente
inteligente como para modificar estructuras mentales y cimentar unos procesos
neuronales, que llevarán consigo un enriquecimiento neuronal y por lo tanto vibracional.
No es posible llegar a comprender aquello que no se sabe. Aquello que se
desconoce. Aquello que no existe en nuestro pensamiento. Pero sí es posible, llegar a
dilucidar con toda precisión aquello que mueve, que motiva, que ilumina, que clarifica y,
en definitiva, aquel elemento que nos hace vibrar en una emoción determinada. Que eso
significa vibración y que lleva consigo una melodía o nota determinada.
Con amor. Icotrem.



martes, 3 de abril de 2012


HABREMOS DE COMPRENDER, ALGÚN DÍA, QUE NUESTRA EXISTENCIA 
ES SÓLO UNA PARTE DE LA REALIDAD Y, POR LO TANTO, SUBJETIVA”
-Icotrem-

Es un suponer, que poco a poco iremos comprendiendo el significado de la vida 
a través de la propia experimentación y, por encima de todo, con curiosidad por ir
descubriendo esa otra realidad en mayúsculas, negada por unos sentidos que sólo
esperan hechos contrastables al nivel físico y una seguridad permanente en 
un estado tridimensional.

Habremos de comprender, algún día, que nuestra existencia es sólo una parte de
la realidad y, por lo tanto, subjetiva, como paso previo a un estado receptivo y creativo 
por demás clarificador y en el que poder contrastar ideas o conceptos, 
estableciendo el debido paralelismo con la realidad objetiva.
Y por objetividad nos referimos a la realidad concreta con parámetros lógicos,
coherentes y perfectos.

El error forma parte del acierto, mitad y mitad, pues nuestra existencia transcurre 
en un mundo dual. Es de lógica, por la razón fundamental de la coherencia y
del equilibrio, que nuestra personalidad se sitúe en un punto equidistante entre la
ignorancia y la sabiduría, puesto que ambas penden de un solo hilo conductor 
con el cual establecer la debida comprensión.

A un cierto nivel, todos somos ignorantes y todos somos sabios. Y todos somos
sabios a un cierto nivel precisamente porque existe en nosotros la ignorancia. 
Si todos fuésemos sabios a un nivel infinito, nada existiría y nada a resolver a través 
de un pensamiento. Por eso, el pensamiento es necesario equilibrarlo en base de la 
claridad y de la oscuridad al mismo tiempo. Porque de esas penumbras aparecerá 
sin duda la lógica, la coherencia, el equilibrio y la comprensión.

En un estado absoluto de comprensión nada existe. En realidad, nada existe donde
no existe la dualidad. En cambio, es evidente que existe un pensamiento que puede
trascender esa misma realidad absoluta y transformarse en un verdadero pensamiento
objetivo, pero analizado bajo la perspectiva de un pensamiento subjetivo.
Por lo tanto, hablar sobre conceptos ultrasensibles, del fractal, de la cuántica, 
de la física nuclear o molecular y de los micromundos, es estar hablando de algo 
en el que no existen barreras para el pensamiento y, por lo tanto, 
para la realidad absoluta. Nos estamos refiriendo a la Nada.

Por ello, los científicos que buscan la realidad conceptual verificándola en base 
de unos razonamientos, fórmulas matemáticas y científicas, teorías, cálculos 
algebraicos y altas cotas numéricas, deben encontrarse, forzosamente, 
ante la disyuntiva de creer que lo que están percibiendo a través de su comprensión, 
es más la apariencia de las cosas que su propia esencia..

 Por eso es importante trascender determinados estados de comprensión. Saliendo
de esa burbuja interpretativa y dual, de ese mundo del sí y del no, del positivo y del
negativo, del blanco y del negro. Porque en un estado trascendente, no existe bueno 
ni malo, como tampoco bien ni mal.
Bien es cierto que debemos dedicar nuestro esfuerzo en aras a hallar la verdadera
identidad de lo que somos. Si realmente somos porque pensamos, deberemos llegar 
adivinar que nuestra independencia, nuestra libertad, nuestra felicidad incluso, 
está en saber comprender que la auténtica realidad se halla en ese sutil sentimiento 
de Amor, que nos hace felices cuando lo experimentamos con toda plenitud.
Con amor. Icotrem.



EL HOMBRE DEBE UBICAR EN EL CENTRO MISMO DE SU PENSAMIENTO
LA POSIBILIDAD DE QUE LE ES PERMITIDO, PORQUE ASÍ MISMO SE LO PERMITE SU LIBRE ALBEDRÍO, PERTENECER A UN MUNDO INFINITO.

El hombre pertenece al cosmos, a las estrellas. Y está ubicado en un lugar
determinado, porque así lo ha querido o lo han facilitado unas normas evolutivas
determinadas. Pero esto no quiere indicar que deba permanecer en un mismo lugar 
moverse en una misma dimensión eternamente.
El hombre debe ubicar en el centro mismo de su pensamiento la posibilidad de que
le es permitido, porque asimismo se lo permite su libre albedrío, pertenecer a un mundo
infinito. Que su lugar actual no significa que deba ser estático, concreto y
predeterminado, sino que puede elegir cualquier punto cósmico como lugar de residencia
o ubicación. Siempre que se tengan en cuenta determinadas coordenadas, estimando
precisa y concretamente su estado evolutivo.

"Y cuando hablamos de estado evolutivo, no nos referimos a un conocimiento o
sabiduría intelectual. A hombres de letras o de ciencias o técnicos graduados en altas
diplomaturas, sino a todo elemento o sujeto que haya comprendido verdaderamente, 
que es posible la existencia en otros espacios, en otros tiempos, en otras dimensiones.
Cuando este último extremo sea bien asumido por vuestras mentes, dada la propia
confianza, que no la propia confianza que nos podáis tener como guías o hermanos en 
un objetivo común de acercamiento de ambas culturas, entonces será el momento en que 
vuestra propia conciencia os abrirá el paso hacia esa nueva dimensión de conocimiento."

Y, ¿para qué va a servir todo este proceso? ¿Para qué, me preguntaréis, nos
interesa conocer nuevos mundos, nuevas culturas, nuevas gentes, si apenas conocemos 
las propias de nuestro planeta, ni sus culturas, enormes por su cantidad y ricas por su don 
de creatividad? Pues sencillamente, esto significará que habréis merecido ocupar un nuevo
lugar, que no es mejor ni peor, sino que es más evolucionado por naturaleza.
Y tened en cuenta, que un sistema mayor o de mayor vibración, os va a proporcionar, 
simultáneamente, una mayor comprensión, un mayor conocimiento de las leyes y normas 
que rigen el Universo. Y habréis comprendido per se, lo que significa el conocimiento 
superior, sin necesidad de imbuirlo radicalmente en una mente intelectual,
que a nada conduce sino al propio oscurantismo secular cuando el ego, en su eterna
presencia, pretende eternizarse en el espacio-tiempo y en todos los tiempos."
Con amor. Icotrem.