viernes, 17 de enero de 2014

2014 - UN AÑO CRUCIAL PARA EL DESARROLLO DE VUESTRAS PERSONAS


 Shilcars
          Queridos amigos, hermanos, buenas noches, soy Shilcars del planeta Agguniom.
         Un nuevo año comienza, siendo este crucial para el desarrollo de vuestras personas. Verdaderamente es importante este periodo, porque es la oportunidad, tantos años esperada, para ponerse en marcha en un proceso de transformación psicológica y mental.
     ¿Tal vez os podéis imaginar un elemento humano que, privándose de unos privilegios pueda seguir avanzando conmensurablemente, y aportando por sí mismo la capacidad suficiente para su propia independencia, en libertad de pensamiento?
Claro que puede resultar muy difícil cuando estamos imbuidos de una rutina, de una cierta seguridad, presente y futura, dejar de pensar en un progreso lo suficientemente aceptable, como para arriesgarse a perder dichos privilegios.
Ciertamente el riesgo es una fuente inagotable de recursos. Quien no arriesga, nada consigue, quien pretende vivir de su pasado, incluso de sus
pasadas glorias, suele caer, tarde o temprano, en el escepticismo más profundo.
Todo está cambiando. Y cambiante lo es por cuanto nada está fijo en el mundo de la micropartícula.
Todo lo que ven nuestros ojos físicos no es real, está conformado para hacernos creer en una determinada realidad, pero en el fondo es energía en un determinado estado o vibración que nos permite el deambular y el crear la necesaria rutina para seguir adelante en este mundo de tiempo y espacio, colmado y trufado de formas.
En realidad el mundo que vivimos todos y cada uno de nosotros lo es porque así lo hemos elegido en su momento. Hemos elegido venir aquí, en esta 3D, en este mundo concretamente, con sus causas y efectos, porque hemos creído que era el que mejor se adaptaba a nuestra condición y situación psicológica y mental.
Si nuestro baremo vibracional hubiese sido otro, digamos más elevado, estaríamos en otro mundo también 3D, con otra conformación y otro espíritu emprendedor de acciones y reacciones.
Si nuestra vibración de tipo micropartícula hubiese sido más baja, hubiésemos elegido un mundo 3D con otros antecedentes, con otros escenarios.
Así que, si estamos aquí es porque es lo que nos corresponde, y lo hemos elegido libremente pero con consciencia. Y no lo habremos elegido por privilegios a obtener, sino por pura necesidad evolutiva.
Nuestro cuerpo físico está conformado para dicho deambular y sus limitaciones.
Así como su corta existencia, en este caso la vuestra, lo es porque está delimitado perfectamente su periodo. Ello quiere indicar que tenéis un periodo de vida determinado. Y, ese reloj biológico, programado para un determinado tiempo.
Incluso las enfermedades que se suceden en el mismo lo son programadas por nosotros mismos, para… ¿Para qué creéis que han sido programadas dichas enfermedades, en un visionado futuro, dentro de un tiempo sin tiempo y espacio?
Pues porque nuestra Inteligencia, en mayúsculas, nuestra Consciencia, nos ha indicado perfectamente que en un determinado momento de nuestra vida podíamos caer en el adormecimiento, en la ignorancia.
Y para evitar ello y poder continuar con ese programa evolutivo y de transformación, alcanzando nuevas cotas vibratorias y de transformación, habremos asignado puntos determinados en nuestra historia aquí temporal. Puntos, digo, de inflexión para que a través de la propia enfermedad, podamos reflexionar, madurar y con suerte llegar a relativizar todo.
Evidentemente dentro de un plano o escenario, del cual estoy describiendo algunas parcelas o pinceladas muy concretas, se encuentra la base filosofal, la piedra filosofal del cuestionamiento del porqué estamos aquí, de dónde hemos venido y hacia dónde vamos.
Y tal vez, y digo tal vez, para muchos la desgracia, la enfermedad, la miseria, el hambre… pueden ser los antídotos suficientes como para practicar y aprovecharnos también del despertar. En el despertar de nuestro pensamiento, adormecido.  
Por eso, cuando llegamos a este punto en el que todo parece que se cierra, que a nuestro alrededor existen muros infranqueables y no hallamos salida, es precisamente para que, por medio de un acto mágico de comprensión, se abra el muro, se abran puertas, tal vez rendijas por donde aflore la luz de la comprensión.
Pero nunca, nunca, nunca, nuestra mente quedará en una oscuridad tal como para no vislumbrar siempre un rayo de esperanza. Tan solo faltará reflexión, tan solo faltará llegar a comprender perfectamente que esto que estamos viviendo todos es un puro teatro, escenificado adrede por nosotros mismos, y nadie más, para evolucionar.
Y en este punto diríamos que habremos de preguntarnos qué es evolucionar. ¿Será crear riqueza? Puede. ¿Será dotarse de un cuerpo poderoso, sano? Puede también. ¿Evolucionar será dar el conocimiento a los demás, enseñar al que no sabe? Puede que sí. ¿Ayudar al menesteroso, ofreciéndole nuestra caridad, nuestra ayuda, ofreciéndole un plato de comida? También.
En todos esos aspectos, y muchos, y muchos más, puede que esté el acto evolutivo en ello. Pero esto no es suficiente. No evolucionaríamos con todos esos ingredientes aplicados como bandera para el deambular en este mundo 3D. Sí, es evolución, pero añadiría que también evolucionan las especies, se transforman, se adaptan al medio, y si no es así sucumben.
Todo eso invariablemente es evolución, es un acto evolutivo de transformación, de adaptación. Pero aquí estamos hablando de una evolución mental. Un acto creativo de tal envergadura que puede permitir  que mentes de vuestro nivel consigan alcanzar la libertad. Consigan ser libres aun estando presas en esta cárcel de oro que la conforman nuestros propios sentidos.
Efectivamente estamos atrapados en este paréntesis, en este mundo. Y, aunque soñemos con la libertad, nunca la alcanzaremos en este mundo por cuanto ya este mundo, en sí mismo, es una limitación, una imperfección.
La libertad se alcanza cuando trascendemos este mundo y nos situamos en una órbita mental y psicológica que nos permite contrastar otros mundos sublimes, sutiles, que están aquí, ahora mismo, entre nosotros, en una diversidad infinita de dimensiones, universos completos.
Ahí está la verdadera libertad, ahí radica la verdadera evolución. Evolucionar y situarnos por encima de esa vertical habiendo cortado la horizontalidad de este mundo 3D.
En esa ascensión hacia arriba, superando, trascendiendo las limitaciones propias de este mundo limitado e imperfecto, nos situaremos con nuestro pensamiento, con la pureza de nuestros sentimientos más íntimos, en un punto en el que sí, podremos decir que se trata de un acto creativo, imaginativo y por lo tanto evolutivo.
Todo lo demás, todo lo que sea sumergirse por debajo de la horizontalidad de este mundo, creyendo equivocadamente que estamos haciendo un acto evolutivo, creativo, es rutina.
El músico, cuando compone verdaderamente una melodía, la obtiene de ese mundo sutil, de ese mundo creativo. Un pintor, un escultor, un poeta… obtienen, a través de su imaginación creativa, en la trascendencia de su pensamiento, la pureza del mensaje de las estrellas de esos infinitos mundos de pensamiento y creatividad. De allí beben. Allí se inspiran, allí se recrean y depositan aquí, en este mundo 3D, parte de dicha creación.
Este mundo, pues, 3D, por su imperfección no es creativo, aunque paradójicamente, gracias a este mundo imperfecto, se nos permite beber de la fuente del conocimiento y de la perfección, precisamente porque todo es Uno.
Amigos, si tenéis alguna pregunta podéis formularla, sobre el tema de esta noche, y si no libremente podéis plantearnos cualquier cuestión. Y si no hay nada más me despediré mandándoos mi bendición e invitándoos nuevamente a estar juntos siempre que queráis. 
Amor, Shilcars.