viernes, 30 de marzo de 2012


SABED QUE NO ESTÁIS AQUÍ POR CASUALIDAD, SI NO 
POR UNA RAZÓN ESPECIAL, Y ÉSTA LA DEBÉIS DESCUBRIR

Es hora ya de que empecéis a preguntaros a vosotros mismos, 
cuál es la cuestión esencial en vuestro transcurrir tridimensional. 
Sabed que no estáis aquí por casualidad, sino por una razón especial, 
y ésta la debéis descubrir.

Es preciso abandonar viejas o caducas estructuras mentales, 
que a nada van a llevar si no es a la pérdida de un precioso tiempo. 
Es hora ya de despertar de este sueño tan profundo de los sentidos, 
si lo que se pretende es un camino evolutivo hacia la perfección 
del pensamiento.

La energía que está llegando del Cosmos va transformando estructuras 
mentales. Si queréis avanzar en este proceso, trabajad adecuadamente 
y hallaréis, sin duda, la debida comprensión en cada momento.
-Sili-Nur.

miércoles, 28 de marzo de 2012


“SED CONSCIENTES DE LO QUE OS RODEA,
A LA PAR QUE DE VUESTRO INTERIOR PSICOLÓGICO”

Es importante que comprendáis la necesidad de mejorar vuestro intelecto, pero a
base de una capacidad de asimilación y comprensión. De un estado profundo 
de videncia participativa, que quiere decir ser conscientes de lo que os rodea, 
a la par de vuestro interior psicológico.
Por ejemplo, una visión estereoscópica de las cosas. En ella hallaréis explicación a
muchas incógnitas y a muchas dudas que rondan sin duda en vuestro cerebro. Una 
visión estereoscópica que permita compenetraros mucho mejor con vosotros mismos.
El único pensamiento válido es aquel que logra transformar estructuras mentales
anquilosadas. Existe un mundo infinito de pensamientos, pero si no transforman nuestro
interior mental, si no lo mejoran, no dejan de ser unos pensamientos puramente relativos 
circunstanciales. No obstante, en la medida en que vuestra comprensión prospere,
añadiréis mayores ángulos de visión.

A pesar de disponer de unas mentes aptas para el control exhaustivo de los sentidos
y de la visión amplia y diáfana de esa otra realidad, es asombroso observar cómo, 
debido a esos oscuros sentimientos de miedo, de sinrazón, de hastío incluso ante una 
rutina de la que no lográis salir, os vayáis inundando de pensamientos intrascendentes.
Estáis en disposición de mejorar vuestro intelecto vía intuición, y ser capaces de
mejorar vuestras perspectivas y, en cambio, parece que os dé miedo este salto al vacío.
Que no lo es, pero que así os lo parece y vais dando vueltas y más vueltas, en una
circunferencia perfecta y ordenada, pero que a ningún sitio va a llevar sino al desgaste
propio y a la pérdida importante de riqueza espiritual.

Ahora es cuando debéis dar este salto al vacío. Abandonad vuestra ordenada
liturgia, vuestros pensamientos concretos y luchad por un nuevo mundo. Una lucha
pacífica en pos de la búsqueda de la libertad.
En el sentimiento de lucha existe intrínsecamente la Realidad, y si sois capaces de
hallarla, hallaréis el significado intrínseco de las muchas palabras que quizás 
hayáis oído y entendido pero no asimilado del todo.
Ha empezado un nuevo circuito planetario, una sincronicidad de energías cósmicas
que se interpenetran en vuestros estados mentales y activan neuronas hasta ahora 
en estado aletargado. Dichas neuronas se están activando, y pueden suceder 
dos factores básicos: el avance ordenado o el retroceso o desorden.
En el centro de ese mismo eje imaginario, existen dos velocidades necesariamente
opuestas, y cada una de ellas llega a un objetivo determinado. Uno es el trascendente 
y va a permitir mejorar la inteligencia al nivel intuitivo, y el otro, su necesaria 
contrapartida, la involución.
Es importante que hagáis un esfuerzo mayor, si queréis equilibrar y enderezar
vuestro rumbo vital, que para ello tenéis toda la energía cósmica a vuestro favor.
Con amor. Sili-Nur.

domingo, 25 de marzo de 2012


“Y NO NECESITÁIS LIBROS DE TEXTO, NI SABIOS QUE OS ACONSEJEN 
Y QUE OS LLEVEN DE LA MANO.  ÚNICAMENTE VAIS A NECESITAR 
A VOSOTROS MISMOS PARA CONSEGUIR ESA LIBERACIÓN DE LOS SENTIDOS, ESA COMPRENSIÓN Y ESA LIBERTAD”
 -Sili-Nur-

Es difícil en la actualidad, llegar a estados superiores de conciencia y necesarios
para la transmutación de la energía egoica, que inunda todos los recovecos, 
o casi todos, de la psicología humana.
Estados latentes y patentes en cada ser humano y que de una forma natural deben
equilibrarse, pasando con ello a la coherencia y, en cierto modo, a la paz de espíritu. 
nada más importante, por cierto.

El individuo, cuando encuentra en sí mismo ese altar en el que le es posible oficiar
la sagrada magia del conocimiento oculto, a través de su propia conciencia, 
a través de su pensamiento equilibrado, coherente y justo, nada debe temer, 
nada debe encontrar ni buscar, porque todo llegará y de hecho llega, 
si estos básicos elementos se tienen en cuenta.
Tal vez, esa fulgurante oscuridad de los sentidos, sea al mismo tiempo una barrera
ilusoria de la que sea posible salir hacia el conocimiento profundo en el que se halla
incluido el desarrollo del pensamiento, en aras a fortalecerlo hacia la trascendencia.
Es significativo observar cómo en vuestro estado evolutivo, halláis una serie de
interferencias. Determinados procesos que dificultan el tránsito en este espacio 
físico tridimensional.

Es también fácil comprender, que dichos obstáculos han estado hechos ex profeso
para el aprendizaje, para no dormirse, para ser perseverantes, inteligentes. No tanto
inteligencia racional como intuitiva. Aquella que permite acariciar el suave terciopelo 
azul de los sentidos más profundos.
Existen muchas realidades, y una de ellas es este camino tridimensional al que el
ser humano está abocado a seguir para el aprendizaje. Claro, todo es realidad, pero 
una realidad que estará en función de vuestro estado mental. Como aquel dicho: 
“todo es según el color del cristal con que se mira.” Por tanto, mi sugerencia es que 
a través de vuestros sentidos físicos podáis apercibiros fidedignamente de vuestra 
realidad.

Así pues, tened presente que el imperio de los sentidos no es una elucubración,
sino una realidad constatable. Ahora bien, por encima de ese poder está vuestra 
voluntad, vuestro libre albedrío, vuestra capacidad de acción y reacción. Y no 
necesitáis libros de texto, ni sabios que os aconsejen y que os lleven de la mano. 
Únicamente vais a necesitar a vosotros mismos para conseguir esa liberación de 
los sentidos, esa comprensión y esa libertad que os ha de conducir por un camino 
duro, eso sí, pero apacible, agradable y evolutivo.
Con amor. Sili-Nur.


 ¿POR QUE ES TAN DIFÍCIL LLEGAR A ENTENDER 
VERDADERAMENTE LA VIDA Y SUS CIRCUNSTANCIAS?
 
Sili-Nur.- No es fácil porque el Hombre ante todo busca seguridad, alimento y cobijo. Su
pensamiento constantemente está en la supervivencia, y hasta cierto punto es lógico que
así sea. Y cuando ha logrado este primer paso, y se presta a revisar lo que ha sido su
existencia, generalmente se siente viejo y cansado y abandona su vocación, su íntima
vocación de cambio.
Esto significa empezar de nuevo en otra existencia. Y vuelve a ello. En realidad, el 
que el Hombre no acabe de comprender el verdadero significado de su existencia 
es debido principalmente a su actual conformación cromosómica.

Todo y habiendo debido de pasar millones de años para evolucionar hasta su estado
actual, aún no goza de un equilibrado sistema mental coherentemente razonable. 
No dispone aún de la intuición en todas sus facetas.
Dispone, eso sí, de un brillante intelecto, de la colaboración de sus demás
congéneres, pero sigue siendo algo individualista y egoísta.
Quiere vivir intensamente sus años de juventud y madurez, sin pensar apenas 
en la trascendencia de su propio pensamiento.
El conocimiento que recibe está ajustado a sus necesidades y aspiraciones sociales.
Básicamente, la sociedad en la que vive es un corsé duro e implacable que no deja
sobresalir al pensamiento trascendente de forma libre y espontánea. Se le presentan
muchas dificultades para que evolucione espiritualmente.
Tal vez a vuestra sociedad sólo le interese el trabajo, esfuerzo y sacrificio 
del individuo, en bien de sí misma.

En vuestra sociedad, el individuo rinde según la riqueza que genera. Sin embargo,
el individuo que solamente crea riqueza espiritual, no sirve en una sociedad de consumo,
en una sociedad basada en la explotación del hombre por el hombre.
Aquella sociedad que sólo mira hacia atrás como un fantasma del que quiere huir, y
sólo pone su pensamiento en el futuro, pero no piensa verdaderamente en el presente, 
está destinada al fracaso. Porque el pasado no va a servir para nada, y el futuro 
no servirá para nada, si acaso no se tiene en cuenta este presente.
El proceso de cambio, como veis, es muy lento. Vuestras neuronas no os permiten
pasos de gigante, tan sólo pasos de hormiga. No obstante, en la actualidad 
este proceso avanza con rapidez imparable y, además, el ser humano también 
tiene quien está dispuesto a ayudarle.
Creemos que es el momento en el que vosotros debéis hacer un doble 
esfuerzo para uniros al Cosmos. Es evidente que el planeta tierra no puede ser 
diferente a otros planetas también civilizados.
Para ello es menester avanzar en el progreso de la ciencia y de la tecnología, pero
también y sobre todo, en el perfeccionamiento del pensamiento.


miércoles, 21 de marzo de 2012


“DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA HAY UN ABISMO”
EL HOMBRE DEBE DARSE CUENTA DEL ERROR. 
PRINCIPALMENTE DE QUE NO CONSEGUIRÁ ACALLAR LAS VOCES DEL ESPÍRITU, 
DE LA CONCIENCIA, CONTINUANDO CON ESA LABOR DE OCULTAMIENTO 
DE LA REALIDAD BAJO UN HIPOTÉTICO ESTADO DE BIENESTAR. 
-Sili-Nur-

No me extraña la confusión, el desasosiego, la angustia, el sentido de culpabilidad
que ronda en la mente del ser humano de vuestro nivel. No me extraña esa sensación 
de vacío, de desamparo, de pocas luces, ante inopinados efectos naturales o bien 
producidos directamente por la mano del hombre: la contaminación atmosférica, 
la alteración del sistema ecológico y recalentamiento global del planeta, 
la contaminación de las aguas, tanto de los ríos como de los mares...
Y digo que no me extraña, ya que se está inmerso en un espejismo común que
transparenta una idealización que une a un mundo de ilusión.
Se olvida de lo más trascendental, lo más importante, lo más esencial y se destina
la vida al esfuerzo de un control permanente del bienestar material, 
en lugar de procurar por el buen funcionamiento de esa masa crítica planetaria 
que a todos incumbe, especialmente a las nuevas generaciones.

Es tanta la ilusión colectiva, que a veces reluce mucho más un buen aspecto
económico y social, la fascinación por las nuevas tecnologías, que la transparencia 
de la mente y de los sentimientos. De la intuición, en una palabra.
El Hombre debe darse cuenta del error. Principalmente, de que no conseguirá
acallar las voces del espíritu, de la conciencia, continuando con esa labor de 
ocultamiento de la realidad bajo un hipotético estado de bienestar.
La Naturaleza toda es un ejemplo de ordenamiento, de supervivencia, de orden.
Pero ese orden a veces deja de reestablecerse por causa de un interés colectivo 
más allá de la pura necesidad material.

El ciudadano de a pie, no debería distraerse pensando que ya tiene bastante con su
quehacer diario, que ya cumple con sus impuestos, que ya hace donativos, ayuda
humanitaria, respeta a los demás... Sí, todo eso es cierto, pero en realidad es insuficiente.
Generalmente, el Hombre se cubre de un aura de solemnidad, de buena fe, de fiel
cumplidor del orden social. Pero en realidad, todo eso es una simple fachada de cara 
al exterior para evitar problemas ulteriores o secundarios.
En realidad, abundan los falsos profetas que predican sin el ejemplo, y además
aplican muy poco en sí mismos de lo aprendido, asimilado y de alguna forma,
comprendido profundamente en su mente universal o cósmica. Lo absurdo del caso 
es que dicha actitud no es por desconocimiento, por causas ajenas a su voluntad, por
incomprensión profunda de sus mentes, por la inutilidad de su pensamiento o intelecto.
Los falsos profetas, en lugar de ayudar a la sociedad en la que viven, en manifestar
alegría y gozo y ejemplo de referencias, lo único que hacen es perjudicar la libre
disposición y transición de ideas, porque en el fondo no cumplen o cumplen muy poco, 
sus quehaceres diarios para con el resto.

 El matemático, por ejemplo, espera siempre que sus cálculos resulten efectivos
cuando de poner un proyecto en marcha se trata. Pero conoce sobradamente que, 
muchas veces, de la teoría a la práctica hay un abismo. Un error de cálculo, 
puesto que la percepción del mismo es imputable a este mundo tridimensional y, 
por lo tanto, fallan los esquemas, los cálculos, las apreciaciones, etcétera.
La razón de las cosas estará siempre bajo los parámetros de la mente y en función
del pensamiento, sea el que sea. Mas eso no quiere decir que dicho pensamiento esté
acertado. Aunque le pongamos todo el empeño y buena voluntad, los cálculos serán
cálculos y por lo tanto inexactos.
No hay matemática perfecta. Hay o existe un margen de error y, por lo tanto, nada
de lo que se calcule, por muy precisos que sean sus cálculos, por muy fácil que sea
establecer un paralelismo o comparación con efectos anteriores o posteriores, 
siempre excederemos en el error.

Esto quiere decir que siempre vigilaremos nuestro real entender, por si acaso no
funciona adecuadamente. Y ahí se expresa unánimemente una palabra: humildad. 
Por ello es importante la paciencia y la humildad. La humildad de saberse en 
inferioridad de condiciones, ante un medio tan imperfecto como es el tridimensional, 
y paciencia para lograr superar esta dificultad, creyendo que tal vez el error no esté 
en nosotros sino en el medio.
Con amor. Sili-Nur

lunes, 19 de marzo de 2012


"SED ESPECTADORES DE EXCEPCIÓN DE ESE MOMENTO HISTÓRICO
QUE ESTÁIS ATRAVESANDO PORQUE SIN DUDA OS VA A TRAER 
UNA GRAN EXPERIENCIA. Y UN GRAN CONOCIMIENTO" 

Amigos míos, buenas noches. Soy Sili-Nur.
Manifestaos con toda la humildad de la que seáis capaces hacia los demás y, dónde 
no llegue vuestra capacidad de razonamiento, llegará vuestra capacidad de amar.
También deciros que se están produciendo alteraciones muy importantes a nivel
planetario, sutiles interferencias. Interferencias que van a llegar a extremos muy 
delicados, y que cada quién deberá valorar y experimentar según sea su capacidad 
de saber y entender en cada momento.

La verdad es que no va a ser fácil llegar a comprender ese estado de cosas, porque
las variables que se introducen en ese juego psicológico son muy diversas, y también,
porque la capacidad de entendimiento es muy limitada a vuestro nivel. Por lo tanto, 
debéis actuar con prudencia y ser más espectadores que actores en la comedia 
o drama que se está representando, como es lógico, en vuestras vidas.
Sed espectadores de excepción de ese momento histórico que estáis atravesando
porque sin duda os va a traer una gran experiencia. Y un gran conocimiento. Y, 
si sois espectadores, tal vez las circunstancias no minen vuestra voluntad, no alteren 
vuestro normal proceso vivencial, y todo llegue a ser un cúmulo de valiosas 
experiencias que os pueden llevar un poco más adelante, un poco más arriba, 
en esa escalera simbólica de la evolución.

Sin lugar a dudas, esos cambios, bruscos cambios que el planeta está registrando,
mayúsculos lo serán en la medida en que vayamos avanzando en el quinquenio. 
Entenderéis fácilmente que la capacidad de resolver vuestros problemas lo será en
base a la reflexión, a la meditación. Y al desapego de ciertas normas o costumbres 
sociales que por el momento os impiden vislumbrar una mayor realidad.
Sin duda alguna, con esa renuncia que ahora hacéis de alguna forma instintiva,
intuitiva tal vez, consigáis hacerla más adelante de una forma mucho más clarificadora
cuando veáis que todo ese proceso de trabajo, de estudio, de sacrificio que estáis llevando
a cabo ahora, y lo que habéis hecho en el pasado, sirve para un buen fin: el de prepararos a
todos los niveles en esa larga ruta hacia un camino eterno de perfección del pensamiento.

Así que la evolución, amigos míos, exige esfuerzo, sacrificio, renuncia,
desapego… y, ¿con qué objeto?: vislumbrar un presente eterno mucho más clarificador.
La iluminación no es externa sino que es a todas luces interna. Y para que vuestra
lámpara mágica brille en todo su esplendor, el fuego, la luz, el alumbramiento, la
iluminación, debe nacer de vuestro interior más profundo. Y, ¿cómo se accede a ese
interior más profundo de la psicología humana?: a través de los actos de amor, de la
humildad, de la renuncia, del desapego. Del dolor y del sufrimiento a veces, sabiéndose
que uno es víctima de sí mismo, de su propia sociedad. Una sociedad que le exige
muchísimo. Una sociedad que le da todo y a la vez le quita todo. Y esto es sufrimiento.
Pero no olvidéis que ese sufrimiento es solamente para una parte de vuestro
pensamiento, del pensamiento subjetivo. Este sufre pero vuestro espíritu indudablemente
no sufre jamás. Él es feliz porque en ese sufrimiento se muestra el ego, y el espíritu libera
energía, mucha energía. Y en esa liberación entra en un camino profundo de comprensión,
de iluminación. Este es el fin que persigue vuestro espíritu, nuestros espíritus: liberación,
perfección.

Camino evolutivo duro, pero para eso es el camino. Para marcar distancias, para
equilibrar pensamientos, para contrarrestar desequilibrios. Para nivelar ese fiel de la
balanza que debe estar completamente equilibrado en sus dos partes porque cualquier
desequilibrio, sea del grado o del lado que sea, conduce a una desarmonización.
Solo deseo que tengáis un feliz descanso, y que los próximos tiempos os llenen la
vida de confianza, de paz, de equilibrio, porque esos meses venideros serán “cruciales”
para vuestro desarrollo futuro.
Los tiempos del cambio, los tiempos en los que el individuo debe “retratarse” ante
sí mismo y en pos de sí mismo, han llegado. Lo que equivale a decir que la transformación
psicológica es un hecho que va a producirse de forma “inmediata”. Sabiendo, además, 
que dicha transformación es progresiva y constante, porque importante es 
la evolución del pensamiento.
Con Amor. Sili-Nur.


"EL ERROR ES NECESARIO PORQUE DE ÉL APRENDEMOS"...
ÚNICAMENTE AVANZAREMOS A TRAVÉS 
DE NUESTRA PROPIA REFLEXIÓN INTERIOR, 
DE NUESTRA PROPIA CAPACITACIÓN.
-Sili-Nur-

Es evidente que el espíritu necesita progresar, y es evidente también que las fuerzas
contrarias a la emancipación de los sentidos, actúan de un modo muy superior, limitando
de algún modo ese proceso de recreación en el ámbito de la autorrealización del Ser.
Es una fuerza centrípeta que actúa de acuerdo a una normativa dimanada de la
propia Energía. El Yin y el Yang, que juntos simbolizan el Absoluto. Una fuerza atrae, la
otra repele. Una fuerza acciona, la otra reacciona. Una fuerza es positiva y la otra negativa.
Y, en el fondo, lo que interesa es que la mente llegue a comprender este significado radial
y al mismo tiempo tan efímero, como es la participación tridimensional. Y digo efímero,
porque en realidad el pensamiento puesto únicamente en el ámbito tridimensional, en la
intelectualidad, en el razonamiento y el análisis único y exclusivo de la tercera dimensión,
con sus causas y efectos, con la dualidad, únicamente nos puede llevar 
por un camino de desaceleración.

El camino auténtico, aquel que recorremos a través de nuestro pensamiento
trascendental, aquellos instantes en los que vibramos de armonía, de gozo, de júbilo, 
de inspiración, de conformidad, de paciencia, de humildad, de amor por el prójimo, 
esos momentos, son los que realmente nos hacen crecer. Creciendo a la vez nuestro 
contorno y enriqueciendo aquellas partes que de algún modo necesitan referencias.
No vamos a pretender que los demás aprendan de nosotros, si nosotros no estamos
aún preparados. Esto significa que no somos maestros, sino tan sólo aprendices y, 
¿qué podemos enseñar a los aprendices como nosotros? La cuestión radica 
en que debemos aprender únicamente de nuestra propia intuición.

Bien vale oír, hablar, conversar, congratularnos de la compañía de nuestros amigos.
Porque eso merece una especial atención. Los amigos son eso: amigos, amor. Pero
únicamente avanzaremos a través de nuestra propia reflexión interior, de nuestra 
propia capacitación, entreviendo aquellas particularidades y connotaciones 
que en nosotros actúan de una forma digamos discriminatoria.
Debemos participar en nosotros de esa venida del espíritu. Debemos propiciarla.
Debemos llegar a la conclusión de que lo más importante en esta existencia es la llegada
de nuestro propio Ser, en un contorno en el que sienta a su vez la participación colectiva.
Y en esa participación estamos todos y todos estamos aprendiendo. Aprender uno
mismo a través de su propia intuición y reflexión trascendental.
Estudiaremos profundamente una lección, la asimilaremos. Incluso la enseñaremos
y la participaremos a los demás, pero en el fondo no habremos aprendido algo muy
importante que es no aprender.

En el aprendizaje, aquel que utiliza el sabio en sus reflexiones, únicamente es
posible llegar a consolidar efectivamente un desarrollo intelectual superior, 
si trabaja sobre la base de un conocimiento adquirido en un determinado momento. 
Un conocimiento del aquí y ahora. Un conocimiento que sobresalga de su línea 
de flotación mental. Un conocimiento que supere el horizonte mental del individuo.

El sabio, cuando halla la forma de la igualdad, del equilibrio, de la compasión 
y de la humildad, estrecha aún más esa línea dura y gruesa, cual es la referencia tridimensional, y parte desde cualquier punto hacia un lugar que no es lugar 
pero si vibración. Con vibración hallaremos el conocimiento absoluto 
porque es el único camino para andar.
Andaremos a través de la intuición. Por un camino preparado única y
exclusivamente a aquellos que han entendido y comprendido que la asimilación 
de conocimiento únicamente para fortalecer unos vínculos de tipo material, 
es sinónimo de error. Aunque el error es necesario porque de él aprendemos.
Con Amor. Sili-Nur.




viernes, 16 de marzo de 2012


EN LA VIDA DIARIA SE TIENDE A RESALTAR TODO LO VISIBLE 
Y MATERIAL, EN DETRIMENTO, MUCHAS VECES, 
DE AQUELLAS CIRCUNSTANCIAS 
QUE REPERCUTEN EN UN CRECIMIENTO ESPIRITUAL.
-Sili-Nur-

Existen infinitos caminos para llevar a cabo nuestra andadura y no todos se viven
conscientemente. También, estamos experimentando simultáneamente en múltiples
procesos de pensamiento. Y cabrá preguntarse, si dichas experiencias en el multiverso
serán también cuantificables y asumibles totalmente.
En primer lugar, nada es casual. Nada se produce al azar. Todo está establecido 
de antemano. La vida física tridimensional, es una pura recurrencia iconográfica 
y más bien repetitiva.
En realidad también, esa predestinación es acaso la prueba evidente de que nuestro
acontecer deberá revivirse tantas y tantas veces como sea necesario para llegar 
justamente al equilibrio. Lo mismo le sucede al hierro en la forja, que con golpes 
se embellece. Detrás de esa acción se halla nuestro espíritu, quien a su vez marca 
las secuencias y dictamina su volumen y vibración.

En la vida diaria se tiende a resaltar todo lo visible y material, en detrimento,
muchas veces, de aquellas circunstancias que repercuten en un crecimiento espiritual.
Sería interesante considerar si el proceso tridimensional no será una especie de
ilusión en un determinado momento del espacio y del tiempo, y, en caso afirmativo,
¿dónde radicar la realidad auténtica?

Si analizamos la cuestión, nos daremos cuenta de que nuestra vida y circunstancias
y el hecho de que estemos aquí, no es representativo de nada. Únicamente un grupo 
de energías de distinta vibración que observa el exterior a través de una especie de 
mente lenticular que se recrea simulando imágenes en 3D. Aunque si llegásemos a 
consolidar la completa negación de nosotros mismos, si llegásemos a comprender que 
lo que pensamos que somos o creemos ser, es nada, descubriríamos que podemos 
llegar a serlo todo y al mismo tiempo pertenecer al Todo. Y esto es lo importante.
Ahí se plantea una cuestión evidente y que precisamente es la clave de todas las
incógnitas. Un proceso con el cual conducirnos hacia un estado de plenitud en un camino
infinito hacia el Absoluto. Es indudable que me refiero al pensamiento trascendental.
Dicho pensamiento es lo verdadero, porque bebe de la fuente del Absoluto, del
Infinito. Del multiverso, de las multidimensiones.

Pensamiento que en el fondo está en todas partes, en todo lugar, instantánea y
simultáneamente. Pensamiento que en realidad nos transforma, nos libera y nos lleva 
hacia la autorrealización. Pensamiento que no es energía, porque si así fuera, estaríamos
hablando de materia, estaríamos hablando de un valor atómico determinado, y ese tipo de
pensamiento está más allá del considerando atómico de la materia. El espacio
tridimensional o físico no deja de ser un lastre. Un peso atómico determinado, que obliga 
a una transformación, sí, pero a una transformación densa y poco sublime.
En el fondo, la gran transformación radica en otros espacios adimensionales.
Porque es allí donde el pensamiento se sublima y perfecciona.

Existen dos tipos de pensamiento: el objetivo y el subjetivo. El primero, viene dado
por la razón absoluta, por la coherencia, por la inspiración, por la intuición, por la
creatividad. El segundo, nos viene dado por el ego en su experiencia tridimensional, 
por la recurrencia, por la repetición. Y en esa ágora constante en la que fluctúan 
ambos pensamientos, se establece un punto de unión en el que prevalece siempre
la razón objetiva y absoluta.

Añadir, que debido a la colaboración egoica de ese pensamiento subjetivo,
repetitivo y constante, llegamos a clarificar nuestro horizonte mental. Que esto significa
transmutación del ego, despertar consciencia.
Os contaré una historia que ocurrió en mi planeta.
En cierta ocasión, estábamos todos unidos bajo el común denominador del Amor y
nos preguntábamos si acaso en el Universo existiría otra fuerza distinta al Amor. Y en ese
momento ocurrió algo muy importante, y fue que nuestros espíritus vibraron en armonía
conduciéndose en una sola alma hacia el infinito. Allí pudo comprobarse que el Absoluto
no es únicamente una fuerza preponderante y magnífica, sino que además incluye la
pobreza de espíritu. El mal, tal y como lo conocéis en vuestras culturas.
Este hecho nos sobrecogió, porque creíamos que el Absoluto era pura perfección,
sin mácula alguna de deterioro o de imperfección. Y pudo observarse plenamente cómo,
dentro de Él, se movían aquellas energías que posibilitan el hecho cierto de la
imperfección. Así, si de las tinieblas aparece la luz, si la luz es tinieblas y las tinieblas 
es luz, el planteamiento que podamos tener del Absoluto, Dios, El Omnipresente, 
El Padre, El Uno, es el de perfecto.
Totalmente perfecto por el solo hecho de que no está sujeto a la ley de causa y
efecto, de la dualidad. Esto no significa que no contenga en sí mismo e intrínsecamente el
bien y el mal. Porque Él es el Creador. Él es el Absoluto. Él es quién define y divide en su
momento, creando la multidimensionalidad infinita. Y es cuando se experimenta o se
manifiesta la luz o las tinieblas.
Y para terminar, deciros que cuidéis de vuestros pensamientos. Porque el
pensamiento es lo más importante que tenemos.
Con Amor. Sili-Nur.


"LA ESPIRITUALIDAD DEBE FLORECER A TRAVÉS DE UNA VIDA 
LLEVADA CON ARMONÍA, EQUILIBRIO, 
ESTADO DE ÁNIMO COMPLETO Y ESPECIALMENTE ENRIQUECIDO 
POR EL ANHELO DE SUPERACIÓN Y PERFECCIONAMIENTO".
-Sili-Nur-


Amigos, buenas noches.
El trato con la espiritualidad no es objeto ni mercancía que almacenar para utilizar 
en el momento necesario o conveniente.
La espiritualidad es algo que nace de la fuente primigenia del consciente superior y
que debe ir perfectamente armonizada con un equilibrio en el mundo tridimensional. 
Si amamos la espiritualidad, ha de ser de un modo espontáneo, intuitivo, interior.
La espiritualidad debe florecer a través de una vida llevada con armonía, equilibrio,
estado de ánimo completo y especialmente enriquecido por el anhelo de superación 
y perfeccionamiento. La nómina en la que establecemos esa relación, no significa 
en modo alguno una obligación dimanante de una necesidad, de una seguridad o de 
un seguro en la otra vida.

La espiritualidad es inherente a un cambio psicológico cada día, progresivamente,
de forma natural y espontánea. No podemos servir a dos señores a la vez: a nuestro
espíritu y a nuestro ego, a la mundanal existencia con sus obligaciones, 
con sus derechos, con sus atenciones...

Es lógico que pensemos en nuestro equilibrio físico o material. En que consigamos
aquellas metas que nos hemos propuesto para cubrir unas necesidades, pero no es 
lógico que esas necesidades a las que debemos asistir suplan, de algún modo, 
la necesidad imperiosa de un cambio espiritual.

Es un hecho que el mundo gira y gira y no para de girar.
Es un hecho que las circunstancias son cambiantes en todo momento 
y lo que hoy sirve, mañana no.
Es un hecho, que el presente es ahora y el futuro es ahora y, por lo tanto,
desmarcarse de este presente, creyendo que lo más importante ahora es centrar toda
nuestra atención en los problemas o necesidades materiales, por ser más apremiantes, 
es vivir en una utopía.
Con amor. Sili-Nur.

jueves, 15 de marzo de 2012


REALMENTE EL MUNDO SE HA CREADO PARA VIVIRLO, 
PARA EXPERIMENTARLO, 
PARA SUFRIRLO SI ES PRECISO. 

Buscamos un mundo lleno de satisfacciones, de alegrías, de recompensas. 
¿Es eso malo? En absoluto, no existe bueno ni malo. 
Pero en realidad, un mundo fácil asequible, tranquilo, apacible, calmado, 
es un aburrimiento. Es un completo aburrimiento. 
¿Os imagináis estar en un mundo sin ningún problema? 
Si así fuera, ahí existiría un error de cálculo.

Realmente, el mundo se ha creado para vivirlo, para experimentarlo, 
para sufrirlo si es preciso. Pero en especial para volver al Origen.
Es tal la magnificencia de Quien lo ha creado, que ha sido capaz de individualizarse 
hasta el infinito, tomando en consideración la conciencia de cada uno denosotros. Confiando plenamente en la perfección dentro de ese pensamiento de imperfección 
o de error que él mismo ha diseñado, es para volver a la circunstancia vital y absoluta.

La vida no se va a ofrecer de una forma apoteósica, llena de felicitaciones y de buenos augurios. Y vale la pena incidir hoy, en el hecho de que:
No va a ser fácil el traspaso vibracional.
No va a ser fácil comprender el porqué de muchas injusticias.
No va a ser fácil llegar a la meta.
No va a ser fácil llegar a comprender el porqué de determinadas situaciones, 
que se van a producir sin otra alternativa que superarlas.
No va a ser fácil llegar al compromiso adquirido con anterioridad 
a vuestra presencia aquí, en esta tercera dimensión.

Es un mundo fantástico. Disfrutadlo. Aprended. Sed felices en lo que podáis, 
pero no os durmáis. Pedid, pedid, pedid.
Y sobre todo a vuestro interior. La llamada no quedará desoída. 
Pero no os durmáis. Estamos en un tránsito muy importante. 
Nos afecta a todos los niveles. 
Es un planeta magnífico pero necesita regeneración inmediata.
Con amor. Sili-Nur.

lunes, 12 de marzo de 2012


¿ESPERÁIS SOLUCIONAR VUESTROS PROBLEMAS, DUDAS CONFUSIÓN, DESASOSIEGO,
A TRAVÉS DE LO QUE OS DIGAN LOS DEMÁS, 
A TRAVÉS DE MAESTROS O INSTRUCTORES?

Amigos, buenas noches. Soy Sili-Nur.
Es un hecho que el Hombre va avanzando en función de la experiencia que va
adquiriendo y asimilando. Es un hecho también, que el aprendizaje de la vida 
no va a obtenerlo de golpe sino paulatinamente, progresivamente, en función 
de su propia capacidad y de su interés en aprender.

La nueva sociedad que se está generando y que pronto va a dar cumplimiento a sus
expectativas, se está preparando al nivel psicológico, y esto significa que las mentes
deberán conducirse hacia un proceso psicológico mucho más amplio, por cuanto la
vibración de las mismas deberá acomodarse a las nuevas vibraciones planetarias.

La vida es ilusión. Todo en ella forma parte de un entramado casuístico hecho
adrede para la emancipación de los sentidos, y esto quiere decir que el trabajo que 
debéis llevar a cabo es el del autocontrol, la autoobservación y, por encima de todo, 
despertar esa llama viva de Amor que anida en todos y cada uno de nosotros.
Se trata del alumbramiento cósmico. Se trata de que consigáis por propio esfuerzo,
sin ayuda de nadie, llegar a abrir de par en par las puertas de vuestra mente. 
Si conseguís superar este reto, vuestra libertad, vuestro libre albedrío, vuestra 
angustia por lo desconocido desaparecerá, porque ese alumbramiento significa 
comprensión y un nuevo nivel vibratorio.
¿Esperáis solucionar vuestros problemas, dudas, confusión, desasosiego, a través
de lo que os digan los demás, a través de maestros o instructores, a través de 
los miles o millones de volúmenes que rondan por vuestro espacio físico?
Es un error pensar que la información almacenada y tan sólo recogida al nivel
intelectual os va a llevar a la comprensión.
La labor intelectual es un proceso necesario para vivir en el espacio tridimensional,
pero insuficientemente incapaz para resolver la gran cuestión vital, cual es la
espiritualidad.

Llegar a la espiritualidad, significa romper con esquemas mentales caducos,
impuestos la mayoría de las veces. Se trata de entender, positivamente, que la razón 
de las circunstancias vitales es, únicamente, para que nos demos cuenta de nuestro 
gran error original.
La vida por sí misma nada va a solucionar. Si os quedáis parados, parados estáis.
El futuro no va a venir solo y cargado con un gran pan debajo del brazo. El futuro 
es hoy, ahora mismo. Lo que seáis ahora, seréis en el futuro. Por lo tanto, el futuro 
no existe si no trabajáis este presente
Pensad ahora y siempre lo mismo, y siempre lo mismo seréis en el futuro.
Esto indica que debemos transformar nuestro presente ahora mismo. Y en la
medida en que estos grados de transformación actúen en nuestra psicología, iremos
transformando este presente y pasando poco a poco al futuro.

Necesitamos aprender cada día del conocimiento propio de la existencia. Y
preguntaréis, ¿qué significa existencia? Existencia significa vivir. Vivir de instante en
instante, de segundo en segundo, asimilando constantemente este proceso 
retroalimentario, que la figurada existencia nos va transmitiendo como si de un 
cuentagotas se tratara.·Empezad a reflexionar sobre el porqué de la existencia.
Pedid a vuestro interior que os clarifique la magnificencia de dicha circunstancia.
Rogad por vosotros mismos.

No empleéis el sistema binario, para nada sirve en cuestiones trascendentales.
La imaginación es la que debéis utilizar, no el pensamiento intelectual o racional.
Es erróneo pensar que la iluminación aparecerá a través del sí o del no.
Empezad a pensar que el razonamiento es una herramienta substitutoria de la
trascendencia.
Empezad a pensar que el pensamiento en sí, es la única herramienta que tenéis a
mano, porque es lo único valioso que tenemos para alcanzar la trascendencia, la
iluminación, la perfección.
Empezad a oíros a vosotros mismos, sin necesidad de utilizar otros artilugios que
no sean la propia voz interior.
En el aspecto binario, se coinciden a sí mismos dos factores falsamente
interpuestos y erróneamente sintetizados. Es precisamente gracias a ese error, que
podemos manifestarnos a nosotros mismos.

La realidad es que la vida física, el mundo físico, el espacio uno en definitiva, es un
completo error. Así, con ese pensamiento entenderemos que navegar por ese mar 
de error es asistir irremisiblemente a la confusión de mente y sentidos.
Empecemos a pensar que habrá algún dispositivo o clave, que nos permita
trascender este espacio. Salir de esa burbuja interpretativa y dual y situarnos en un
lugar sin lugar alguno, en el que ser nosotros mismos.
Invertir la mente. Esto podemos conseguirlo todos y cada uno de nosotros. Burlar,
entre comillas, la realidad tridimensional y aparecer de nuevo, instantáneamente,
en ese lugar no lugar, de luz, de comprensión, de Amor en definitiva. Cuando
hablamos de Amor estamos hablando de todo. Podemos llegar a ser conscientes de
todo. Vivir, entre comillas, en un lugar en el que la comprensión es inefable.
Apartarnos de esa cárcel psicológica que nos proporcionan los sentidos. Y no es
injusta esta situación. Es totalmente necesaria para trascenderla. El error que
llevamos en nuestro interior, es únicamente para trascenderlo, para liberarnos, para
avanzar. Y en esa comprensión, anida el Amor. Por lo tanto, el Amor es Todo.
Con amor. Sili-Nur.