viernes, 17 de febrero de 2012


DEBEMOS ENTENDER QUE NUESTRO PENSAMIENTO 
DEBE TRANSCENDER UN ESPACIO VIBRACIONAL 
Y ¿CÓMO LOGRARLO? PUES SENCILLAMENTE A TRAVÉS 
DE UN CAMBIO DE ESTRUCTURAS Y DE REPLANTEAMIENTOS

Amigos míos , buenas noches, soy Shilcars.  
Estamos en un periodo de cambio circunstancial porque en realidad la 
verdadera secuencia de nuestra existencia real está fuera de este espacio
tridimensional. La realidad de nuestra existencia la podemos hallar 
siempre y a voluntad en ese espacio en el que, por otra parte, no existe 
ni espacio ni tiempo y que en realidad es un presente eterno.
Me diréis que tal vez utilizo palabras extrañas, desconocidas, o tal
vez de una imprecisión rayando la subjetividad. Ciertamente puede que
sea así si lo planteamos desde una óptica intelectual, a través de unos
conocimientos que se nos han dado, máxime cuando algunos de esos
conocimientos se aplican a un desarrollo material, evolutivo, a un nivel
de permanencia egoica a través de un concepto que podemos
denominar de supervivencia de la especie.

En estos momentos, estamos clarificando unos aspectos que,
como digo, pueden parecer absurdos y fuera de contexto, pero la
realidad es que debemos empezar a comprender que nuestra sutil
estructura molecular se basa en unos antecedentes manifiestamente
adimensionales. Encarnamos en este proceso 3D para ir aplicando esos
pormenores, y que de algún modo nos van a ayudar en la preparación
de nuestro espíritu hacia un contexto cada vez mayor en comprensión.
Nuestro espíritu en realidad no necesita preparación ni se ve
apremiado por cambio alguno, puesto que es atemporal. Pero
significativamente hablando, debemos proporcionarle aquellas
herramientas que van a hacerle progresar a un nivel vibratorio.
Es un hecho que la energía se manifiesta a través del fractal, cuyo
origen es la permanencia de todo un ser y estar eterno y, por lo tanto,
no tiene comparativamente hablando parangón alguno con ninguna
circunstancia ni ninguna referencia tridimensional. El caso es que en 
el holograma cósmico representado ex profeso para realizar una
transformación de estructuras, se precisa un espacio-tiempo con el 
que modificarlas y a la vez sublimarlas. Estamos hablando de
transformación de estructuras mentales que deben propiciar un cambio
en el contexto cromosómico y adeneístico del ser humano cósmico.

En este estado tridimensional es posible pues llegar a magnificar
toda esta secuencia que nos permite averiguar que en el fondo da lo
mismo estar que ser, como no estar y no ser, porque en el fondo nada
de lo que está, está, porque en realidad todo lo que podamos apreciar
de nuestra visión y/o de nuestros cinco sentidos físicos es únicamente
una ilusión que primordialmente será necesario que predomine en un
estadio adimensional.
El vocabulario que actualmente utilizo no es por una simple cuestión de 
información errónea, sino para que acelere vuestro estado intelectivo, 
procurando en todo momento que vuestras personas lleguen a reflexionar
profundamente en la cuestión, y poco a poco se adivine el fondo y las
circunstancias por las que continuamente estoy hablando de ese modo.
Si conseguimos hacer despertar de este sueño de los sentidos a
vuestro intelecto, tal vez esto os ayude a progresar, que en el fondo es
lo que perseguimos mis hermanos y yo incluido.  

Bien, entiendo que tal vez mi exposición anterior deba ser leída,
releída y meditada. Pero en realidad llegaréis a comprender el
significado intrínseco de mis palabras cuando podáis meditarlas
debidamente, pero no usando el intelecto únicamente sino también todo
vuestro corazón, en el sentido de un pensamiento trascendental.
Estamos invadidos constantemente por unas fuerzas concéntricas
que nos impulsan a un desarrollo mental inadecuado. Dicho desarrollo
se producirá en circunstancias lógicas, dado que el mundo
tridimensional debe permanecer atrapado en una especie de sueño de
los sentidos. Porque el organismo físico precisa de una regularidad, de
un control, de una capacidad de entendimiento limitada, por cuanto es
materia y, por lo tanto, obedece a unas leyes que debe procesar a
través de una transformación adecuada y progresiva.
En estas circunstancias debemos hacer un doble esfuerzo, por un
lado, complacer adecuadamente las necesidades orgánicas, biológicas,
y por otro, establecer el correspondiente puente de unión con ese
infinito que nos une eternamente en el mismo fractal.
Tal vez sí se podría decir que incido con una cierta insistencia, en
el tema del fractal, pero me gustaría que lo comprendierais como ese
algo que hace posible que todos nosotros podamos mantener esa
comunicación, podamos vivir en este estado tridimensional y, al mismo
tiempo, podamos ser actores directos de este sueño de los sentidos.
El fractal, que es ese punto inexistente en el espacio tridimensional
pero con cuya fuerza se retroalimenta todo el universo, está compuesto
básicamente de todos nuestros pensamientos.
Nuestros pensamientos, así, se establecen en un radio de acción
ilimitado e infinito, y en consecuencia de ello transmiten diversas
tonalidades o frecuencias que van impregnando las diferentes
dimensiones de pensamiento. Y en cada una de estas dimensiones
estamos repartidos todos los seres humanos que conformamos el
universo.

¿Y cómo debemos entender el factor humano? El factor humano lo
entendemos como la simbiosis entre la parte física y espiritual que, 
en base a una organización previamente establecida, es capaz de
retroalimentarse a sí misma y experimentar el amor.
En este sentido, ser humano es todo aquel ser que piensa que
piensa. Y a diferencia de lo que comúnmente conocemos como seres
humanos, pueden existir infinidad de apariencias y de formas. Porque
en el fondo lo importante, lo que predomina, es el aspecto espiritual, 
en el sentido de acto amoroso.
Así pues, en el universo, en este cosmos holográfico infinito,
podemos encontrar formas de vida muy diferentes entre sí, pero todas
unidas por el mismo fractal.
En esta multidimensión de la que formamos parte todos los seres
humanos, lo único que nos diferencia -si es que hay algo que nos
diferencie- es el estado vibracional.
Por eso es posible que nosotros, en nuestro estado, en nuestro
nivel, podamos acceder al vuestro a voluntad. Porque debido al paso 
del tiempo, debido a la ley de evolución de las especies, nuestra
permanencia en el espacio vibracional actual es muy superior, por no
decir miles de años superior a la vuestra, pero en el fondo estamos
siendo objeto de los mismos antecedentes y, por lo tanto, en vuestra
comprensión anida el mismo sentido evolutivo, e interesa que se
mantenga a través de esa preponderancia entre ambas civilizaciones.

Así pues, podríamos decir que en este cosmos holográfico
coexistimos infinitas civilizaciones y formas de vida diferentes. Y
debemos entenderlo, y abrirnos a ese pensamiento, porque en el fondo
es la forma en la que nos aproximaremos de pensamiento y de obra.
Debemos entender que nuestro pensamiento debe trascender un
espacio vibracional y ¿cómo lograrlo? Pues sencillamente a través de
un cambio de estructuras y de replanteamientos.
Olvidemos pasadas lecturas, conocimientos caducos, y abrámonos
a un infinito mundo de percepciones. Estamos esperando vuestro salto
evolutivo, porque en el fondo también va a repercutir en un mayor salto
evolutivo para nuestra especie. Y nada más de momento.
Os mando mi bendición, amor Shilcars.


jueves, 16 de febrero de 2012


"SERES AFORTUNADOS"
ESTAR PRESENTES EN ESTE TIEMPO AQUÍ Y AHORA, MAS QUE UN INFORTUNIO, 
DEBE REPRESENTAR PARA VOSOTROS LA OPORTUNIDAD DE SER TESTIGOS
DIRECTOS Y PRESENCIALES DE UN GRAN CAMBIO HUMANO
-Sili-Nur-

Amigos, buenas noches. 
Es bueno saber reír, y comprender que la razón de la vida en esta existencia 
tridimensional es para no tomarla en serio en algunos aspectos, y más cuando 
se observan incongruencias de funcionamiento básico, como pueden ser las 
irracionales circunstancias que se producen por el mero hecho de la obsesión, 
de la posesión, del egoísmo, del materialismo... 
Todo ello procura un desequilibrio de la naturaleza, tanto del hombre como del 
planeta, y ahí repercute, como es lógico, en las circunstancias y la vida de cada 
persona. Si a ello le sumamos el cambio cósmico planetario en ciernes y de alguna 
forma galopante, hallaremos una suma de impedimentos que  van a procurar un 
cierto desequilibrio de nuestra psicología. Y es cierto también, que las 
circunstancias adversas se aceleran, y yo diría que a pasos agigantados, porque 
los tiempos del cambio, como he dicho en más de una ocasión, ya están aquí. 

Por ello, pediría reflexión. Que no fruncierais el ceño por contrariedades que en el fondo 
son nimiedades. Cualquier obstáculo, por importante que creáis que es, por delicada 
que sea vuestra situación actual, no es nada comparado con el resultado que vais a 
obtener de una conciencia despierta y consciente del momento que estáis atravesando. 
Todo lo que ahora penséis que es importante, tenedlo en cuenta si así queréis que 
sea, pero no olvidéis que lo único importante ahora, en estos momentos, en vuestra vida, 
es la comprensión que adquiráis, que asumáis, que comprendáis profundamente y en 
vuestro interior, de las circunstancias, de los hechos, de las situaciones, de los 
desequilibrios si cabe de vuestro entorno, porque todo ello os va a procurar una sana 
experiencia. Incalculable experiencia para vuestro futuro eterno. 
Estáis, estamos, viviendo unos momentos que marcarán un hito histórico en la 
generación de vuestro tiempo. Vuestro tiempo se recordará como aquella estación de 
cambio de estructuras, como aquellos momentos del Renacimiento en los que se 
alcanzaron cotas de indudable calidad humana. 
Por eso, estar presentes en este tiempo aquí y ahora, más que un infortunio, debe 
representar para vosotros la oportunidad de ser testigos directos y presenciales 
de un gran cambio humano.

Por lo tanto, no os dejéis llevar por estados de depresión ni de infortunio. Como 
tampoco por el sentimiento de desgracia o de miseria, aunque la podáis observar 
a vuestro alrededor. Porque vosotros no creéis en la desgracia ni en la miseria, 
porque no sois ni desgraciados ni miserables. 
Sois espíritus inquietos, nobles, alegres, predispuestos, inteligentes y capaces para 
llevar a cabo una relación humana, para llevar a cabo una relación a vuestro alrededor. 
Para que todo a vuestro alrededor se contagie de vosotros mismos y a través del ejemplo 
de vuestras personas y de vuestra actitud, podáis seguir con el ejemplo de Aquel 
que lo dio todo. 

Por lo tanto, creo que sin metáforas, abiertamente, públicamente y sin cortapisas, 
os puedo decir que penséis en vosotros mismos como seres afortunados, como personas 
que disponéis de un gran capital humano, espiritualmente hablando. 
Y si acaso queréis acabar con la sensación de que algo os falta en vuestra vida para 
llegar a completarla debidamente, debe ser en base a una entrega de todo ese caudal del 
que disponéis, que sin duda disponéis, como es el Amor con que os deis a los demás, a 
través de algo tan sencillo y a la vez tan grandioso como es el contacto y la comunicación 
con los demás 
Con amor. Sili-Nur.


"LA TRANSMUTACIÓN"
SIN LA TRANSMUTACIÓN DEL PENSAMIENTO EGOICO, 
EL INDIVIDUO PUEDE FÁCILMENTE DESCENDER ESCALONES
SIN APENAS DARSE CUENTA. Y EN EL MEJOR DE LOS CASOS,
VOLVER A EMPEZAR DESDE EL PRINCIPIO.
-Shilcars-

Estáis, estamos, en un mundo tridimensional, de causa y efecto. Un 
mundo dual, en el que se conjuga el bien y el mal, el alto y el bajo... 
En este mundo de formas, únicamente es posible restablecer  el equilibrio 
en base a una transmutación.

La transmutación debe ser nuestro principal objetivo dentro del ranking 
de prioridades. Este es el objetivo por el que venimos aquí, en este plano 
tridimensional, a transmutar.
En todos los grados de vibración, en todos ellos,  se hace necesario 
crear los planos virtuales. Los diversos estados que comportan que nuestra 
mente actúe de forma que le permita clasificar y canalizar sus acciones, 
para así analizarlas a través de la auto-observación. Y proceder, seguidamente, 
a la transmutación. Por lo tanto, la prioridad es la transmutación. 

La transmutación sólo es posible en el mundo físico,  y para traspasar 
las barreras del mundo físico, solamente es necesario hacer el traspaso 
adimensional consciente, sin otro pensamiento que la fluidez y el recogimiento 
en uno mismo.” 

No nos detengamos en el estudio de lo imposible. Hagámoslo en el estudio 
de lo transmutable. En la transmutación de  las energías está el 
desarrollo espiritual y anímico del ser humano. 
Debido a la colaboración egoica de ese pensamiento subjetivo, repetitivo 
y constante, llegamos a clarificar nuestro horizonte mental. Que esto significa 
transmutación del ego, despertar consciencia. 
Sin embargo, sí es cierto que ahora están aportándose una serie de 
normas planetarias y cósmicas que aceleran el proceso de transformación 
y transmutación de la psicología humana. Esto debe quedar muy presente 
en vuestras mentes, porque si sois muy conscientes del cambio que se está 
experimentando, podréis comprender mucho mejor vuestra propia psicología 
y por ende la de los demás. 

En realidad, las adversidades son una fuente inagotable de recursos. 
Podemos encontrar la llave que abra nuestro corazón interno y la mentalidad 
necesaria como para llegar a conocer el antídoto, cual es la alquimia de un 
proceso de transfiguración, de transmutación, de equilibrio, con que 
desinhibirnos adecuadamente de ese proceso o rueda constante y repetitiva 
de la existencia y, por lo tanto, falto de una auténtica realidad.  
Entonces y en esta situación, ¿a qué viene pretender una transformación 
o transmutación, un cambio psicológico? Es absurdo, por lo inútil, quejarse 
por la falta de clarificación de ideas y de medios con  que cubrir nuestras 
necesidades espirituales, si continuamente hacemos caso omiso a los 
dictados de nuestro corazón.   

Es difícil en la actualidad llegar a estados superiores de conciencia y 
necesarios para la transmutación de la energía egoica, que inunda todos los 
recovecos, o casi todos, de la psicología humana. 
Pues así es, y lo entenderéis porque el Cristo aún no está en nosotros 
de una forma auténticamente plena. Sin la transmutación del pensamiento 
egoico, el individuo puede fácilmente descender escalones sin apenas darse 
cuenta. Y en el mejor de los casos, volver a empezar desde el principio.

Sin la transmutación, sin los debidos ejercicios de transmutación, no va 
a ser posible empezar a dilucidar los misterios que por ahora invaden vuestra 
mente, en cuanto al universo y su conformación. 

El cosmos, el cosmos visible e invisible, por lo tanto el cosmos de todas 
las dimensiones del multiverso, vive en constante transmutación porque se 
retroalimenta. Del mismo modo que a través de la auto-observación se nos 
es permitida la transmutación.  
Esto significa que el cosmos mismo se transparenta  y se refleja 
convenientemente en los espejos interdimensionales  en todo el mundo de 
manifestación: se reconoce, se observa, en este caso se auto-observa, y 
globalmente transmuta. Este es un proceso infinito, por lo tanto no tiene final. Y 
al mismo tiempo es eterno, está en constante vibración, y en constante vivencia 
participativa en el mundo Inmanifestado.  
-Shilcars-

  

miércoles, 15 de febrero de 2012


NO OLVIDEMOS QUE EL HOMBRE ACTUAL, EL DE VUESTRA GENERACIÓN, 
NO TIENE PORQUE APARECER EN MEDIO DE ESE MUNDO 
CONFUSO Y DISPERSO, 
PORQUE EN SU INTERIOR ANIDA LA LLAMA DE LA ESPIRITUALIDAD, 
QUE LE HACE COMPATIBLE CON CUALQUIER HUMANO DE LA GALAXIA
-Sili-Nur-

Amigos, buenas noches. 
Nosotros no enseñamos, sólo damos referencias y procuramos con ellas que la 
persona, los grupos de contacto en definitiva que están a la “escucha”, aprendan 
una nueva forma de ver la vida y sus circunstancias. 
Circunstancias que a veces suelen aparecer algo difusas y confusas también, 
ya que en esta época suelen disfrazarse de apocalípticas definiciones en algunos 
casos y de abundante material filosófico en otras. Y ni una cosa ni otra. 
En realidad, todo es más sencillo. Lo único que se  pide es que el individuo 
interiorice su pensamiento. Procure hallarse a sí mismo a través de él mismo, 
con ayuda de la introspección, con ayuda de un pensamiento puesto en aras 
de la búsqueda de la razón por la que está aquí, por la que ha venido. 
Cualquier manifestación es producto de una mente que, hallándose en un punto 
determinado de la escala holográfica, desea y precisa referenciarse para progresar 
en el pensamiento de perfección. Por lo tanto, tendremos  que convenir que ésta, 
esa realidad que nos parece tan real y tangible, es una pura ilusión, aunque eficaz 
para provecho de nuestro estado evolutivo. 

Por lo tanto, cuando en el pensamiento afincamos la idea de que somos un ser, de 
que somos esa chispa que de alguna forma ha generado el Uno para replicarse a sí 
mismo y referenciarse, en definitiva es una apreciación intelectual en base a un 
conformismo, a un determinismo. Porque la realidad es que ni eso somos. El Todo 
está pergeñado de la Nada. Y así, nada es. 
Mirad, debemos empezar a ser conscientes de nuestra nada. De que nada somos. 
De que nada conocemos. De que nada sabemos. De que nada incluso, ignoramos. 
Porque nada de eso nos es necesario ahora, en estos momentos, en esta época. 
Si queremos avanzar, subir ese imaginario escalón vibratorio, debemos despojarnos 
de todo conocimiento adquirido que no hayamos asimilado profundamente en nuestro 
interior. Todo lo demás no va a servir, al contrario, va a entorpecer ese camino evolutivo. 
Por lo tanto, también, os aconsejo que de alguna forma ignoréis pensamientos que 
puedan inducir a un afincamiento de la personalidad, a un reforzamiento del yo. Porque 
de alguna manera, estamos dando alimento al ego, a esa masa egoica añadida, a ese 
pensamiento cambiante en el cual se precisa una autoobservación muy profunda para 
conocerle y, de alguna forma, transmutarlo. 

Es indudable, que el ser humano de esta generación, en ese cambio cósmico que se 
está generando ya y es evidente a escala planetaria, necesita una transformación de 
sus estructuras mentales. Y mientras éstas se apoyen en  esas muletas de digamos 
intelectualidad, el arrastre hacia las mismas va a ser muy difícil de poder desarraigar. 
Está bien que conozcamos el funcionamiento de la mecánica, de la física, de la 
química. Que conozcamos a nuestros antepasados, cómo pensaban, cómo veían su 
realidad. Está bien que conozcamos en profundidad o no, determinados arquetipos 
mentales, formulismos, lenguaje, etc. Pero yo intento haceros comprender que nada 
de todo esto va a servir para ese salto evolutivo. 
Pensad también, que todo aquello que podemos tocar, oír, ver; todo aquello 
estático, físico; todo aquello que es perenne…, todo eso es falso. Porque la realidad, 
el campo real al que debemos acceder por imperativo cósmico, por necesidad espiritual, 
por cambio de Era, es aquello que no se ve, es aquello que no existe. Porque trascendiendo 
ese espacio ilusorio, hallaremos la Nada. Pero, ¡oh paradoja!, en esa Nada recrearemos 
nuestra realidad. Una realidad en constante movimiento, no  estática, 
aunque sí rica en procesos mentales. 

Sin embargo, también soy consciente de que el tema es peliagudo, nada fácil y por 
ello, a veces podemos pensar que es inalcanzable en cuanto a objetivos. 
No obstante, os diré que todo planteamiento inicial puede desembocar en una 
realidad palpable si usamos del oportuno conocimiento. Y cuando hablo de conocimiento, 
me refiero al conocimiento interior. Nada es imposible si sabemos utilizar adecuadamente 
las capacidades y posibilidades innatas que poseemos. 
La mente es una herramienta que, una vez descubierta su intrínseca formación 
heterogénea, nos es muy válida o puede ser muy válida para acceder a esos estadios 
de conocimiento. 
La utilidad que damos a la mente en nuestra actual  situación, es inferior a la 
capacidad real que de ella podemos obtener, y sin embargo, también es cierto que nos 
cuesta mucho trabajo entender algunas cuestiones que pueden hacer de nuestra propia 
capacidad de asimilación esa arma indestructible, cual es el pensamiento puesto en aras 
de un perfeccionamiento espiritual. 

Si tenemos en cuenta que nos basamos siempre en cuestiones referenciales, en 
estructuras anquilosadas en la historia de los acontecimientos sucedidos, entonces 
podemos averiguar que todo eso forma parte de un esquema mental. 
Este esquema viene dirigido de alguna forma por la memoria, y ésta nos ayuda en 
el desenvolvimiento en este mundo tridimensional: sus necesidades, su aplicación práctica, 
el comunicarnos con nuestros semejantes... Todo eso es necesario que se argumente de 
alguna forma a través de la memoria, porque sin ella todo ello no sería posible. 
Ahora bien, estamos hablando de otro tipo de participación mental. Es una 
participación en la que no se requiere la memoria,  en la que no debemos pensar. Y no 
infrinjo ninguna norma conductual si digo que la memoria no debemos utilizarla, porque 
para el trabajo al que voy a referirme, no se necesita memoria. 
Memoria es igual a pensamiento y para ese trabajo tan preciso, que desembocará 
sin duda alguna en la realidad absoluta, la memoria, el pensamiento, el pensar en 
definitiva, es lo que menos nos interesa. 
Comprendamos definitivamente que pensar e intuir son incompatibles. 
La inspiración, el componer una melodía, el crear una obra de arte, etc. no precisa 
para ello pensamiento alguno y sí mucha inspiración, sinónimo de imaginación creativa. 
Estamos hablando pues, de imaginación. De imaginación en mayúsculas. No 
confundamos imaginar, lo cual es pensar en una estrategia, en un recurso económico, 
financiero, en cómo resolver nuestras tareas diarias... Eso no es imaginación. 
Eso es otra cosa. 
Me refiero a imaginación creativa si queremos avanzar. Y estos tiempos lo son 
para ello, que para eso hemos venido aquí en este tiempo, en este lugar. Para avanzar 
juntos en la consecución de un objetivo. De un objetivo objetivo, valga la redundancia 
y sirva esta expresión para dignificar objetivamente el rumbo que deseamos alcanzar. 
Si este rumbo, si este paso que vamos a dar todos juntos, cuando esa masa crítica 
que avanza lenta pero progresivamente hacia un contexto común de pensamiento unificado 
esté lista, la decantación proveerá de los recursos suficientes, como para que cada uno de 
nosotros tengamos la suficiente habilidad y capacidad para discernir entre lo objetivo y 
subjetivo, entre, en comillas, lo “bueno” y lo “no tan bueno”. Y este punto llegará cuando 
en su momento entendamos que no debemos pensar en la inspiración. 

Cuando pretendamos actuar a un nivel tetradimensional, olvidaremos cualquier 
referencia, cualquier pensamiento, cualquier idea preconcebida. Dejaremos la mente en 
blanco porque ella es, como he dicho antes, la herramienta esencial que nos va a 
transportar hacia ese otro mundo de color, donde la realidad se manifiesta a voluntad. Y 
ese camino lo vamos a recorrer, lógicamente, con la mente en blanco pero con la mente. 
Así pues, empecemos a pensar que esa mente, esa herramienta tan preciosa y tan 
precisa que disponemos, debe regenerarse, debe “limpiarse”, de pensamientos 
preconcebidos. Debemos, no erradicar al ego, porque esto es un error, pero sí debemos 
ser lo suficientemente hábiles como para sortear la prepotencia egoica. Lo cual significa 
nuestra personalidad multidividida. 
En función de esta actitud, avanzar hacia ese mundo tetradimensional en el que 
podremos compartir juntos, no ya esas esporádicas reuniones o esos fugaces y a veces 
no tan fugaces avistamientos de nuestras naves, sino que podremos compartir, como 
corresponde a humanos de esta generación, de esta nueva generación en ciernes, de todo 
ese componente holográfico que nos brinda la Comunidad. Ese trabajo en el que la 
Confederación está trabajando y viene trabajando desde hace muchos años, esperando 
ese momento tan preciso y a la vez importante, cual es la unión de mentalidades. 
No olvidemos que el hombre actual, el de vuestra generación, no tiene porque 
aparecer en medio de ese mundo confuso y disperso, porque en su interior anida la llama 
de la espiritualidad, que le hace compatible con cualquier humano de la galaxia. 
Por tanto, entendamos que el hombre está en el lugar que no le corresponde. 
Lo que corresponde ahora, es que avance hacia esa unificación planetaria. 
Con amor.  Sili-Nur.



lunes, 13 de febrero de 2012

"LA AUTO-OBSERVACIÓN"
 LA VIDA DEBEMOS VIVIRLA DE UNA FORMA ACTIVA 
Y PREDOMINANTEMENTE ABIERTOS A TODAS 
LAS SITUACIONES Y CIRCUNSTANCIAS.
PODRÍAMOS RESUMIRLO EN MUY POCAS PALABRAS: 
CONTEMPLACIÓN U OBSERVACIÓN Y PREDISPOSICIÓN.
-Sili-Nur-

En el proceso de la autoobservación, cuando ésta es verdaderamente efectiva 
y objetiva, se alcanzan niveles de vibración superior.        
Como es lógico, la autoobservación depende única y exclusivamente del propio 
individuo. En base a este proceso, se permite una mayor comprensión 
de la mudanza de nuestro pensamiento.  
No siempre vamos a poder analizar debidamente nuestras impresiones, porque 
existen en nuestro interior mental unos muros figurados que obstaculizan, 
de alguna forma, una comprensión más amplia  de la realidad. 
Tal vez nos asuste conocer la verdad auténtica, y para ello utilizamos subterfugios 
a modo de esquemas o fantasías, para apartarnos de  ese Conocimiento, 
de esa Verdad auténtica 
       
“Cuando el individuo pretende hallar explicación ante determinadas actitudes o  
circunstancias de la vida, suele encontrarse con el problema de que su visión 
estereotipada de las cosas le priva de analizar y de conocer, en profundidad, 
las consecuencias exactas de esa relativa actitud.” 
Así pues, podemos deducir que estamos siempre rodeados por nuestras 
circunstancias, por nuestros “muros”: lamentaciones, autoexcusas, miedos... 
Toda una energía malversada en contra del despertar de la conciencia.  
Lo primero es tener el comportamiento adecuado. Y ese comportamiento estará 
en función de nuestra capacidad de retentiva, de nuestra memoria, de la observación 
de todo cuanto nos rodea. También, del grado de bondad de nuestros actos, 
puesto que es bien cierto que con un pensamiento de animadversión es muy difícil 
pasar de espectador u observador a sujeto activo.  

La vida debemos vivirla de una forma activa y predominantemente abiertos a todas 
las situaciones y circunstancias. Podríamos resumirlo en muy pocas palabras: 
contemplación u observación y predisposición. En definitiva, estar pendientes 
de instante en instante de lo que sucede a nuestro alrededor.  
Precisamente, todo cuanto nos envuelve en esta vida tridimensional es para 
apercibirnos de que se suceden unas circunstancias  que, a su vez, 
pueden hacer variar nuestra actitud, mejorando la comprensión. 
Con amor.  Sili-Nur.  



domingo, 12 de febrero de 2012


QUE EL SER HUMANO ENTIENDA QUE LA FACETA MÁS IMPORTANTE DE SU EXISTENCIA  ES, PRECISAMENTE, LA QUE NO VE, LA QUE NO PUEDE TOCAR,  
LA QUE NO HUELE, LA QUE NO OYE.
-Sili-Nur-

Nuevos arquetipos, formas nuevas de pensamiento, introspección, archivos 
inconscientes…. Claro está, resulta difícil hablar de todo ello, y más de algo 
que no es visible. Es también necesario que las palabras y los pensamientos 
se adornen de realidades palpables.    
Por eso, nuestro esfuerzo va dirigido a que mejoréis el pensamiento a través 
de la introspección. Realmente, no podemos dar más de lo que vuestra capacidad 
de entendimiento y de comprensión os puedan facilitar.   
Evidentemente, perdemos energía a través de la dispersión del pensamiento. 
Estamos aquí físicamente, pero nuestro pensamiento estará absorto 
en múltiples cuestiones. Y tal vez, puede que esté mucho menos de lo que 
creemos en el aquí y ahora.    

Debemos darnos cuenta que pertenecemos a un compendio unitotal 
y absoluto y, por lo tanto, por ese mismo aspecto y concreción, 
estamos en cualquier parte del universo o cosmos.    
Y es ya llegado el momento en que el ser humano entienda que la faceta 
más importante de su existencia es, precisamente, la que no ve, la que no puede 
tocar, la que no huele, la que no oye. Y este es el revulsivo que debéis emplear 
para el despertar. Para que entre la iluminación en vosotros. Para que seáis 
conscientes de ella, porque el ser humano dispone de la debida capacidad 
creativa para ello.    

Si ahora lleváis a cabo los oportunos planteamientos y esfuerzos, 
conseguiréis lo que tanto habréis anhelado durante  toda vuestra existencia. 
En cambio, si ahora dormís, puede que ese sueño sea reparador pero 
al mismo tiempo traidor.    
Indudablemente, estamos hablando de interiorización, de pensamiento 
objetivo, y pregunto, ¿cómo se consigue un pensamiento objetivo? 
Sencillamente, dejando en blanco la mente intelectual.   
Y, ¿cómo se consigue dejar la mente en blanco? Sencillamente, también, no 
pensando durante la introspección y teniendo únicamente el anhelo de la paciente 
espera como para que se produzca la iluminación interior.    

Todo esto es posible gracias a la voluntad y ganas de perfeccionamiento. Y 
no solamente para obtener resultados acerca de una  hipotética experiencia 
multidimensional, sino porque al mismo tiempo os ayudáis en la asimilación y la 
creatividad, que en cierto modo son la antesala de las propias experimentaciones 
multidimensionales.  Con amor Sili-Nur.                      

sábado, 11 de febrero de 2012


EL HERMANAMIENTO LLEGARÁ 
NO POR INFLUJO DIVINO, NO POR IMPERATIVO DIVINO, 
SINO POR AMOR A NUESTROS SEMEJANTES”
-Sili-Nur-

Al igual que la semilla necesita de una buena tierra y la humedad correspondiente 
para germinar, lo mismo sucede con los grupos de contacto. Éstos necesitan de una 
buena tierra y de la humedad correspondiente, cual es el eco interno y el florecer de sus 
manifestaciones e inquietudes, para dar la correspondiente apertura a todo un proceso 
que ha de germinar y diversificarse en un planteamiento excepcional.  
Ciertamente, todos podemos colaborar en mejorar nuestro entorno, y cuando 
olvidamos que realmente podemos activar ciertas situaciones anómalas y nos dejamos 
llevar por la impotencia, el desespero, la angustia, el temor, estamos cerrando el paso a 
nosotros mismos y a los demás. 
 
En general, se magnifican los problemas y se obstaculizan caminos y caudales 
que podrían llevar al bienestar y al mejoramiento de la armonía y la felicidad de las 
personas. De hecho, no estamos preocupados por el bienestar de los demás, sino por el 
propio bienestar, por la comodidad, por la sensación de felicidad en busca de una 
felicidad perdida que nunca hallaremos en el exterior y sí en el interior de cada uno de 
nosotros, junto a un cambio radical de nuestros esquemas y planteamientos.  
Hoy, padece el vecino. Mañana puede que padezcamos  nosotros si no le ayudamos a 
él ahora. Si no lo hacemos como si nos ayudásemos a nosotros mismos, entonces 
estamos fallando en un aspecto muy importante, cual es el de la solidaridad humana.  
El hermanamiento llegará no por influjo divino, no  por imperativo divino, sino 
por Amor a nuestros semejantes.  

Realmente existen muchos desequilibrios pero, ¿os habéis preguntado qué 
fundamento tienen los mismos y por qué aparecen en  esta época tan drástica 
y abundantemente? ¿No será, tal vez, para que nos demos cuenta de nuestra real 
situación y modifiquemos nuestra actitud y nuestras acciones?  
Se esperan grandes logros en este siglo. Indefectiblemente se llevarán a cabo por 
imperativo cósmico. Porque el planeta necesita regenerarse y dar alumbramiento a una
nueva ciencia y tecnología y a una nueva espiritualidad, mucho más profunda 
duradera al mismo tiempo.  
Se espera un cambio en ciernes muy importante, tanto, que incluso en planetas 
paralelos se están estudiando determinadas reacciones, y su resultado puede llegar 
a ser una gran lección cósmica en el afianzamiento de una nueva constitución social. 
Es, verdaderamente, una gran lección la que se está obteniendo a través de vuestros 
parámetros mentales y, lógicamente, esa experiencia debe servir para ilustrar, en un 
futuro no muy lejano, otras civilizaciones de iguales o parecidas características a las 
vuestras.  

En realidad, estamos hablando de un cambio muy importante y que 
verdaderamente aún no sois conscientes del todo. Es como contemplar una gran 
extensión de terreno desde el mismo suelo y no poder llegar a cuantificar la cantidad 
exacta de hectáreas que pueden corresponderle. Y, perdiéndonos en ese atrio del 
horizonte, no llegar a percibir siquiera una mínima parte de su profunda existencia 
y realidad.  
No sabemos, a ciencia cierta, si vuestro anhelo verdadero es el despuntar hacia un 
nuevo horizonte intelectual superior o si únicamente aspiráis a una vida tranquila, 
materialmente hablando. A nosotros se nos presenta una doble elección y, la verdad, 
es que consideramos que la dualidad al nivel en que estamos hablando no es posible. 
Queremos decantarnos hacia un punto concreto, cual es la espiritualidad vista desde el 
prisma de la regeneración cromosómica, desde el enriquecimiento neuronal y celular, 
desde la mejora anímica y adeneística. No concebimos otro desarrollo que no sea el 
espiritual. Bien entendido, que el desarrollo espiritual propiamente dicho puede tener la 
consideración de una regeneración física completa. 
Podemos disponer de una gran tecnología, de un gran conocimiento psicológico, 
de mucha experiencia a través de miles y miles de años de investigación y de 
experimentación, pero la psicología humana es tan sublime, está tan sabiamente 
diseñada y organizada, que cualquier desliz por nuestra parte podría representar un 
serio revés para muchos de vosotros.  
No, no deseamos alterar ningún proceso, y más siendo un desarrollo tan 
sabiamente identificado con la sublimidad de un pensamiento muy por encima del 
nuestro. Queremos ser prudentes. 
 
Preguntaros hasta qué punto estáis decididos a llevar a cabo la ilusión por un 
nuevo planteamiento espiritual. La cuestión está en aprender a diagnosticar, con 
antelación, cualquier circunstancia futura y más, cuando entra en juego una esporádica 
revisión de antecedentes. Que esto significa un examen global e intrínsecamente ligado 
al buen funcionamiento de una masa humana planetaria que, o debe dar todo lo que 
lleva de sí, o renunciar taxativamente a su propio perfeccionamiento espiritual.  
Con amor. Sili-Nur.


COMO VIVIR LA VIDA SIN OTRO APRECIATIVO 
QUE VIVIRLA EN UN SENTIDO 
PROFUNDO Y TRANSCENDENTAL

Estamos en que debemos ir comprendiendo paulatinamente todo el conglomerado 
de circunstancias que hacen posible el que podamos entender la cuestión. Y la cuestión 
es: cómo vivir la vida sin otro apreciativo que vivirla en un sentido profundo y trascendental.  
Claro, que debemos pensar primeramente en qué estamos dedicando nuestro 
esfuerzo, nuestro sacrificio, nuestra vida física. Porque si hallamos plena concertación 
con lo que estamos haciendo, si apenas nos damos cuenta de cómo vivimos, poco 
podremos darnos cuenta de cómo vivir una vida plena en otro sentido. Y claro está, el 
día a día, la rueda de la rutina diaria, se mezcla con los sinsabores, la angustia, el pleno 
rendimiento, la escasez de dinero, el pago de nuestras deudas, nuestra subsistencia. 
Todo ello en un revoltijo que empaña un proceso de  clarificación, evitando por 
supuesto llegar a comprenderlo directamente. 
Mas la vida, la existencia, es inteligente. La Madre Naturaleza es inteligente. 
El Cosmos es inteligente y entiende cuándo es el momento de dar a sus hijos, 
por decirlo de algún modo, el instante preciso para que se transformen. 

La vida entiende que el mundo tridimensional es de una lógica aplastante. 
Que dos y dos son cuatro, y esto es adrede para que entendamos este mundo 
y podamos modificarlo, vivir en él, desarrollarnos y morir en él. Pero deja muy poco 
espacio para la reflexión, para la meditación, para la objetividad. Es lógico claro. 
Es un mundo lógico, determinista, dual. No pidamos a un mundo dual una sensación 
tetradimensional o trascendental. 
Debe haber o existir algún mecanismo que nos permita, siendo y viviendo en un 
mundo tridimensional, objetivar la cuestión y derivarla hacia un mundo pleno de luz y 
color. Y entonces, y sólo cuando pedimos en nuestro interior dicho cambio, 
es cuando aparece la posibilidad de realizarlo. 

De natural, tenemos necesidad de saber. Pero antes  es necesario saber que no 
sabemos. Es un dicho antiguo, milenario, pero así es. Porque si no sabemos 
que no sabemos, nunca llegaremos a conocer y a saber lo que no sabemos.  
-Sili-Nur-

viernes, 10 de febrero de 2012

"Año 2012"
ESTAMOS TODOS EN QUE PODEMOS TRANSCENDER UN ESPACIO TRIDIMENSIONAL PERO 
¿COMO HACERLO? ES MAS, ¿QUE SIGNIFICA TRANSCENDER UN ESPACIO TRIDIMENSIONAL?
-Sili-Nur-

El pensamiento trascendente es aquel que nos sirve  para llegar a las 
profundidades de nuestra psicología, a conocer espacios adimensionales.  
El sabor profundo del Amor, visto desde el ámbito de la inspiración artística, 
técnica, religiosa... no es más que chispazos que se producen en nuestra mente y que de 
algún modo nos está indicando que existe un mundo más allá de este espacio limitativo 
tridimensional. La realidad auténtica está ahí, pero acaso nos limitamos y tan sólo 
interesa que nos propongamos hacer un esfuerzo, un  pequeño esfuerzo de 
autoobservación, para dilucidar exactamente qué camino tomar.  

Sin duda, a nuestro espíritu, a nuestra personalidad superior, le interesa la 
trascendencia y se sirve de nuestro pensamiento intrascendente, subjetivo, cuando le 
añadimos más y más grados de vibración. De este modo se alcanzan cotas cada vez 
más altas y mejores en expectativas y transformación evolutiva.  
Añadiría, que tenemos dos caminos claramente diferenciados. El primero el 
horizontal, que no nos va a llevar a ningún sitio a no ser a la rutina y el otro, el 
perpendicular, que corta esa horizontalidad de la vida tridimensional. Y en ese justo 
punto y término es donde hallamos la realidad, en el cruce de esos dos caminos. 

Estamos todos en que podemos trascender un espacio tridimensional pero ¿cómo 
hacerlo? Es más, ¿qué significa trascender un espacio tridimensional? Si acaso, antes 
deberemos comprender que el mundo físico, el espacio tridimensional propiamente 
dicho, es una herramienta muy efectiva ya que se dispone de espacio-tiempo y, 
por lo tanto, épocas, etapas, procesos. Sin él, sería muy  difícil resolver cuestiones 
trascendentales. Aunque no es el único mundo en el  que poder formalizar unas 
relaciones vitales y existenciales. 

Entonces, si entendemos que vivimos, transitamos, por un espacio tridimensional 
o físico impuesto necesariamente por una cuestión,  digamos realista en cuanto a la 
transformación de impresiones, a la auto observación, a la regeneración del espíritu, si 
llegamos a comprender que este espacio físico es únicamente un proceso más dentro del 
proceso existencial, podemos vislumbrar que existe o debe existir necesariamente otro 
espacio en el que no exista la dependencia, la causa y el efecto, el principio y el fin, el 
blanco y el negro, el positivo y el negativo. Exactamente un mundo en el que no exista 
nada de todo eso. Un mundo en el que no exista la dualidad.  
Nuestra psicología necesita constantemente nutrirse de procesos de aprendizaje. 
La memoria juega un papel importante en esa transformación. Pero más allá de ese 
proceso existe lo que conocemos por cromosoma, por  ADN y ahí está el quid de la 
cuestión. El ser humano actual, deberá conformar un determinado tipo de ADN que le 
va a permitir per se, procesar estadios evolutivos  superiores, y ahí está ese cruce 
simbólico, ese punto en el que se rompe la horizontalidad a través de esa perpendicular 
que la corta, pero simultáneamente con la realidad del mundo físico.  
No olvidemos que la trascendencia no debe ser huir de este mundo tridimensional 
y pasar a un mundo adimensional, sino que la razón  de la existencia, de la realidad, 
estriba en que juntamente con la experiencia vivencial, física, podamos ser conscientes 
in situ, instantáneamente, al acto, de ese mundo tetradimensional y, por lo tanto, 
trascendental.  

Si me preguntáis, como ha de producirse la modificación del ADN, 
si ha de ser por un factor de inducción o por propia evolución del ser humano?.  
Os quiero decir, la transformación del ADN  de vuestra generación en estos 
tiempos tan necesarios para el cambio, es una cuestión vital para procesar 
debidamente en un futuro, no muy lejano, la cantidad inmensa de secuencias 
vibracionales que vuestra mente deberá contemplar, asimilar y asumir.
Es un cambio adeneístico que nunca se verá favorecido por inducción de terceros 
y, ni mucho menos, por inteligencias que puedan existir en todo el Cosmos. Porque esa 
sería una burda interferencia o intromisión en un espacio psicológico determinado, 
que a todas luces merecería cualquier reprobación sensata de mentes de ese nivel. 
En respuesta a la pregunta, diría que el ADN sufre  unas ciertas limitaciones, 
propias del medio en que está imbuido el organismo de vuestro nivel. Pero el ADN 
es mucho más amplio. Su lectura genética obedece a unas determinadas casuísticas 
propias, como digo, del medio en que se desenvuelve. Y limitadas ex profeso, 
precisamente por Quien en su momento ha contemplado dicha limitación 
como un hecho efectivo y progresista.  
El cambio que está sufriendo la actual generación lleva implícito una 
transformación de ese ADN, una mejora de sus respuestas genéticas, porque en 
definitiva la zona del córtex neuronal, se verá insuficiente para dar cabida a una nueva 
compenetración vibracional. Es por eso que se exige, entre comillas, ese cambio 
cósmico al nivel individual y que va a procurar por supuesto, una mejora interpretativa 
de los procesos psicológicos de vuestra generación.

Tambien podríais preguntar si este cambio en el ADN se va a producir 
cuando entremos en el "2012"?.  
Sinceramente no sé si se va a producir en el 2012, pero indudablemente se debe producir. 
Cuando hablamos de cambios inminentes, estamos hablando de transformaciones 
rápidas comparadas con un proceso macrocósmico,  pero eso tampoco indica que los 
cambios deban ser de hoy para mañana o para el año que viene. Existen una serie de 
ponderaciones e incluso imponderables que pueden acelerar o retrasar 
un cambio cósmico y psicológico de esta naturaleza. 
No obstante, nuestros parámetros nos indican que en función de la energía actual 
en estos momentos, un cambio adeneístico podría producirse perfectamente en el 2012, 
aunque una determinada aceleración psicológico-energética del montante o masa 
crítica, puede hacer avanzar dicha participación, porque la aceleración no es constante.

Hermanos, si queréis saber como llevar a cabo este cambio en vosotros mismos?
Os diré, sencillamente con Amor. Pero, ¿cómo se experimenta  ese Amor? Ahí está la 
cuestión. Cada uno lo experimentará según su real saber y entender, pero una cosa es 
cierta: cada uno aprenderá y asimilará ese proceso en función de su grado de alegría, de 
felicidad, de compañerismo, de saberse en un estado de transformación y el exponente 
máximo será el pensamiento de Amor. En primer lugar hacia uno mismo, 
e indudablemente hacia los demás. 
Cuando nos despojemos de esa careta de miedo al futuro, de esa posesión, de ese 
materialismo que nos hace modificar pensamientos trascendentes. Cuando estemos 
abiertos a la imaginación, a la comprensión, a la ayuda. Cuando nuestro futuro 
únicamente sea nuestro presente. Cuando no exista nuestro pasado. Cuando 
únicamente, insisto, exista un presente, el aquí y ahora. En ese momento podremos ir 
dándonos perfectamente cuenta de nuestro cambio adeneístico, cromosómico, evolutivo.  
Con amor. Sili-Nur.