sábado, 12 de marzo de 2016

“SE OS PIDE UN PERFECCIONAMIENTO COMO SERES HUMANO”


Sili-Nur
Amigos, buenas noches.
Pensad que en este mundo tridimensional, estáis en una especie de
ensayo de lo que podríamos denominar como Proyecto Hombre.
El tipo de perfeccionamiento que, como seres humanos, se pide a
través de vuestro propio espíritu, para acceder a estados superiores de
consciencia en los que liberarse de las cadenas propias de una mente,
psicológicamente hablando, de un nivel aún mediocre.
Adjetivo que en ningún modo es peyorativo, sino que es una pura
realidad circunstancial, y esto último se debe a ciertos requisitos que
marcan un proceso cósmico determinado.

Se entiende que para acceder a dichos estados superiores, el Hombre,
necesita aprender. Entonces, ¿cómo aprende un ser humano con una
mentalidad de ese nivel?
Digamos que la clave estará en el despertar de la conciencia y muchas
veces también con dolor, producido por el miedo, la insatisfacción, la
negligencia, el descuido... Desgraciada o afortunadamente es un medio más
para experimentar y aprender.

La vida se nutre de problemas precisamente para nuestra formación a
todos los niveles, y en este aprendizaje constatar que nuestra evolución
sigue un signo ascendente. Es evidente, que aun y todo siendo la existencia
repetitiva y monótona, se pueden hallar espacios de gran densidad,
espléndidos, junto al eslabón simbólico con que seguir ascendiendo por ese
camino de perfección. Tal vez, lo importante es pensar que aun y todo
siendo difícil la andadura, lo sea precisamente por estar vivos.

Estar en un mundo de ilusión en el que la trayectoria vital se ensalza
de pequeñas o grandes experiencias, que hallan su manera de ser en la
extrapolación del pensamiento. Un pensamiento que añade fuego y fustiga a
un caballo desbocado que son los sentidos egoicos, que por lo general
forman determinadas ideas o sentimientos de victimismo.
Aunque debe tenerse en cuenta que cualquier sentimiento que haga
sufrir, no es del espíritu. Es masa egoica. Es personalidad adquirida.
Pensamiento de interés, de miedo, de prejuicio, de indefensión...
El antídoto es el anhelo, la autoobservación de instante en instante.
Sentir las ganas de amar al prójimo como a uno mismo. Amarle por el solo
hecho de ser un hermano que respira el mismo aire, que ve el mismo cielo,
que está en el mismo planeta.

Muchas veces no se actúa como debiera ser, sino en función de
unos parámetros o lectura previa que habremos informado, la mayoría de
los casos, erróneamente en el proceso mental. Como determinadas culturas
o costumbres, políticas, religiones, filosofías, sectarismos...
Lo cierto es que por mucho que aprendamos, por muy perfectos que
seamos, siempre quedará mucho más pendiente por hacer. Y es que en esa
eternidad en la que existe el espacio-tiempo, nada es perfecto, y queda
siempre un mundo infinito de cosas por hacer.

Con amor. Sili-Nur

http://tseyor.org/

jueves, 10 de marzo de 2016

EL GRAN DILEMA


 “Observad y auto observaros; la verdadera realidad es otra,
lo que veis solo es el envoltorio”

Sili-Nur
Las naciones están en un cierto desorden, desconfianza. Existe una
inseguridad manifiesta en sus gobernantes, por parte de una población
hasta ahora pasiva, y está creciendo un movimiento de resistencia. No
sabemos exactamente cómo va a terminar de resolverse este gran dilema de
la humanidad actual. Sea el que sea, deberá florecer un nuevo espíritu
ecuménico y de perfeccionamiento espiritual.
La duda está en cómo se observarán dichos factores e incidirán en la
población. Si esta mengua, puede llegar a ocasionar grandes desajustes
sociales y unas naciones invadir a otras por puro proteccionismo, por puro
miedo, y esto es invaluable hasta no ver resultados más cercanos y
efectivos.

Lo importante ahora, es que tengáis muy clara vuestra situación real y
que os améis entre vosotros como elementos indisolubles.
Es evidente que cada elemento tiene su porción de responsabilidad,
mediante la auténtica colaboración y equilibrio entre sus partes. Cada pieza
debe rodar perfectamente sincronizada con su organismo. Teniendo en
cuenta que este, a su vez, se incluye en otro gran organismo y así
sucesivamente.
Cada célula, debe cumplir con su misión. Eso es, mantenerse en su
punto preciso, no desequilibrarse. Ajustarse a los patrones que la intuición y
el pensamiento coherente dictaminen y, sobre todo, que no tenga miedo
puesto que no está sola. Forma parte de un gran engranaje, sabiamente
resuelto por quien tiene esa función encomendada.

Vuestra misión esencial es pues, observar y autoobservarse, y en la
paciente espera de un cambio, una transformación de estructuras mentales
que permita trasvasar parte del conocimiento que figura en ciertas áreas de
vuestra psicología, en ese cosmos holográfico, al que todos pertenecemos y
cuya información, de alguna forma, también nos pertenece a todos.
Deben cuestionarse ciertos aspectos ordinarios de la andadura
existencial, aplicándose debidamente en el desarrollo y evolución del
perfeccionamiento puramente trascendental, y como tal, efectivo y diáfano,
aclarándose muchos de los porqués de ciertas incógnitas.
Tened en cuenta que nada de lo que sucede en este mundo, tiene
tanta importancia como para que vuestros cuerpos y mentes se vean
alterados en grado sumo. Así pues evitad, en lo posible, la identificación de
la cruda realidad externa.

Por lo tanto, hoy aprovecho para deciros que reflexionéis en todo el
entramado casuístico: circunstancias, anécdotas, pesares, angustias, incluso
alegrías, porque todo ello forma parte de un concepto holográfico, que
previamente se ha diseñado para tal cuestión.
Si valoráis con exactitud y precisión, todo ese envoltorio que disfraza
vuestra esencia, el conocimiento profundo, podréis llegar a comprender que
lo único válido y accesible para transportaros a ese nuevo mundo de
percepciones, es el anhelo por llegar a comprender la verdadera realidad de
vuestros actos, acciones y de vuestra situación en el aquí y ahora.

Pensad por un momento lo importante que puede llegar a ser el
despertar, de una forma directa, en el corazón mismo de ese Conocimiento
sin par. Que abre puertas al proceso por el cual la vida humana debe
trascender y así florecer, en un conjunto armonioso, privado ya de ciertas
ataduras psicológicas ancestrales. Superando a través de esa misma
comprensión, un muro que al parecer os es infranqueable y lo único de
cierto es que no lo es, porque ni tan solo es un muro.

Permitidme que os formule algunas preguntas. Por ejemplo:

¿Por qué estáis tan preocupados por el buen desarrollo de vuestro
cuerpo físico y casi olvidáis el espiritual?

¿Por qué dejáis un tanto aparte, este período floreciente a nivel
espiritual y anímico inclinándoos, pesadamente, en procurar una mayor
tranquilidad, subjetiva por cierto, en el aspecto material?

¿Por qué usáis tanto de vuestra inteligencia, capacidad, energía y don
de gentes, para alimentar el ego de la posesión, el materialismo, el
pensamiento puesto en el futuro, en mantener privilegios y capacidad
adquisitiva, por ejemplo y olvidáis este presente eterno del conocimiento
trascendente?

Incuestionablemente debéis reflexionar. Pensad que todo es
susceptible de variarse tan solo con vuestro pensamiento. Si queréis que
todo vaya bien, anheladlo, exigidlo... Sois libres, nada os ata.
Con amor. Sili-Nur

http://tseyor.org/

LOS CAMINOS QUE CONDUCEN A LA VERDAD SON INFINITOS


"Somos verdaderas marionetas movidos por hilos invisibles. Sin 
embargo, hay un elemento común que marca los movimientos 
de nuestra mente a su antojo. Dicho elemento es el miedo."


Melinus
Los caminos que conducen a la Verdad son infinitos. Y todos están a
nuestro alcance. Y todos nosotros tenemos también energía para
emprenderlos. Pero, con frecuencia, estamos demasiado atados al carro de
la inconsciencia y esto nos mantiene en sumisión e indecisos. Puede
también que temamos al qué dirán, presos en un monólogo interior: "No
demos este paso. Todo el mundo nos contempla y si lo damos en falso nos
mirarán de reojo y se reirán de nosotros, ¡qué vergüenza ser el motivo de
jolgorio de los demás!". Y así, por ignorancia de nuestra real capacidad, y a
veces por timidez, o por miedo al juicio de los otros, nos reprimimos. O nos
damos a la desdicha o a la resignación.

Es preciso no reprimir ni demorar el anhelo de profundizar en el
conocimiento de la razón de nuestra existencia. Para ello hay que romper
primero la barrera de prejuicios en la que estamos encarcelados. Soltemos
de una vez amarras. El proyecto es audaz pero vale la pena convertirlo en
realidad para experimentar una auténtica dicha. Aquella que ni reunidos los
mejores científicos y filósofos del mundo sabrían definir. Porque es cosa tan
íntima, tan sutil, que solo en la profundidad del Ser puede medirse con
exactitud.

Somos verdaderas marionetas movidos por hilos invisibles. Sin
embargo, hay un elemento común que marca los movimientos de nuestra
mente a su antojo. Dicho elemento es el miedo. Superémoslo sin prisa pero
sin pausa. La mente se resiste siempre ante cualquier cambio. Es lógico, está
programada para ello. Se limita a cumplir el programa establecido. La mente
no tiene la culpa de nuestro miedo a andar. Nos alerta porque desconoce el
terreno. Nos advierte para que andemos con cuidado.

Lo que la mente no comprende lo rechaza por sistema. ¿Qué le vamos
a explicar a nuestra racionalidad, acerca del proceso mental por el que
intuimos que existe algo más allá del mundo de nuestros sentidos? Es
natural que la mente se resista a admitirlo hasta contar con pruebas
irrefutables. Pero estas solo se consiguen experimentando en otro plano.
Digámoslo mejor, en otras dimensiones que están presentes aquí, entre
nosotros, aunque no las podamos apreciar físicamente. No es de
recibo aquello de "si no lo veo, no lo creo", pues como el pez que se muerde
la cola, y por mucho que se esfuerce, si no la suelta no avanza. Una buena
utilización de la mente consiste en ponerla al servicio de la intuición, esa
especie de estado de adivinación o clarividencia que actúa en lo más
profundo de nosotros, y a la que se puede llegar por
el camino de la meditación y reflexión serenas. Aunque no solo de meditar
vive el hombre.

También vivir es hacer camino dando la mano a alguien que nos
necesita, y sin esperar nada a cambio. Compartiendo nuestro pensamiento
con los demás permitimos el necesario y oportuno vaciado mental y,
simultáneamente, con dicho acto despertamos consciencia poco a poco.
Con Amor. Melinus

http://tseyor.org/

miércoles, 9 de marzo de 2016

UN CAMBIO DE ACTITUD

“La razón básica de vuestra existencia:  descubridla en vuestro 
interior y no perdáis más tiempo... Aprovechadlo sabiamente

Sili Nur
Contemplad a vuestro alrededor. El planeta empieza a reclamar su
parte de equilibrio. De alguna forma, es el precio que exige para su
regeneración.
El mundo va a exigir un cambio de estructuras mentales. Un cambio
de actitud. Un cambio de posicionamiento. Y quien esté bien sujeto,
trascenderá, y quien no, deberá formularse un serio replanteamiento.
Aunque parezca una crueldad, es una realidad propia y necesaria de la
evolución.

Son tantas las circunstancias que os envuelven, son tantos los
problemas que se entrecruzan en ese ir y venir de pasiones, sentimientos,
deseos, posesión, miedo... que puede que olvidéis la razón básica de vuestra
existencia.

¿Os habéis preguntado alguna vez, profundamente, cuál es el objeto
de la vida?
Lo más sencillo, es olvidarse del tema y vivir a costa de esa pregunta
no formulada y ni mucho menos contestada.
¿No es acaso más importante conocer el porqué de la existencia que
olvidarse de ello, dedicándose a otros menesteres también necesarios, pero
de segundo orden?

Sí, realmente conocéis mundo, experiencias, sabiduría, conocimientos
ocultos, psicología humana... pero sin duda, todo ese bagaje de
conocimiento es insuficiente y debería corregirse adecuadamente.
La respuesta verdadera, como es lógico, nacerá en el interior de cada
uno. Por supuesto, no hallaréis respuesta intelectual que os diga: “haced
esto, haced aquello”, “habéis venido aquí para hacer esto o aquello”.
En la práctica y como primer punto, aplicaréis la razón interna, que
eso es lo importante. Un segundo punto a destacar será cómo acceder a esa
pregunta interna, para averiguar el objeto de vuestra presencia aquí en esta
tercera dimensión.

Sencillamente amigos, con un objetivo muy claro de lo que queréis
hacer, de cómo queréis vivir, de cómo queréis actuar. Y, por encima de todo,
una razón fundamental: no es una pregunta intelectual o mental. No es un
deseo. No es una práctica esotérica. No es ningún ejercicio o mantram.
Es una pregunta interna, con el convencimiento absoluto de que
vuestra vida está siguiendo por unos derroteros, marcados previamente por
la intencionalidad de vuestro espíritu. Y la razón de todo ello, estará en la
necesidad imperiosa de cambio.

Si en vuestro interior ronda el deseo, la angustia, el miedo, la
impronta de la materialidad, es claro que ese objetivo nunca prevalecerá y
sustancialmente no será efectivo.

Tened en cuenta que el error, en todas las religiones y pensamientos
filosóficos, está en la sabiduría transmitida al nivel intelectual. Las palabras y
los pensamientos, por muy bien expresados que estén, son insuficientes
para participar de ese gran conocimiento oculto. Es más, palabras, escritos,
filosofías, parábolas... no son más que un entretenimiento temporal, para
hacer cambiar de actitud al individuo.

Esa filosofía, ese conocimiento, esa transparencia de ideas y de
pensamientos, no actúan a un nivel profundo o interior. Solamente lo hacen
a un nivel intelectual, aunque al individuo puede que le permitan establecer
un paralelismo consigo mismo y de ahí nazcan sus propias respuestas.

Cuando la actitud del individuo está permanentemente conectada con
un deseo, aunque sea de evolución, está perdiendo el tiempo, y todo
conocimiento, bien sea escrito o transmitido verbalmente o por otro medio,
no es válido si penetra únicamente al nivel intelectual.

A través de un adecuado estado de relajación, se generan
pensamientos objetivos. Inclusive imágenes provenientes del mismo
espíritu. Dejad que esas imágenes o símbolos, esas respuestas, aparezcan
espontáneamente en vuestra mente, porque ellas os darán pie a la
clarificación de ideas objetivas. La mente humana está ya preparada para
entenderlas, descodificarlas, interpretarlas y asumirlas.
Es preciso un estado de felicidad, de paz interior, de recogimiento y
con un pensamiento alegre, divertido, para penetrar en ese mundo de
imaginación y de creatividad.

Estamos en un punto importante al nivel planetario y cósmico, y sus
energías transportan un valor incalculable a modo de símbolos por
descodificar. Es la suma de mucha energía cósmica la que está invadiendo el
espacio a un nivel inconsciente.

El conocimiento que ahora os llega, es de mundos superiores de
consciencia. De seres con muy alta vibración, que han preparado esquemas
mentales nuevos a discreción. Indudablemente, nosotros participamos de
ello de alguna forma.
No desperdiciéis el tiempo. Aprovechadlo sabiamente, pero sin temor
y con mucha, mucha alegría por delante
Con amor. Sili-Nur

http://tseyor.org/biblioteca/libros/?url=biblioteca/libros