viernes, 23 de noviembre de 2012


ESCRITO ESTA QUE EL HOMBRE DEBE 
FUNDIRSE CON LAS ESTRELLAS...

Escrito está que el hombre debe fundirse con las estrellas. Todo el
conocimiento está al abasto del ser humano y es para el ser humano. Par
                                         ayudarlo en su crecimiento, para sacarlo de las tinieblas, para hacerle
comprender que la vida que le ha tocado vivir, es únicamente una
preparación. Es un estadio transitorio que le va a permitir florecer en otro
espacio mucho más rico en matices y en comprensión.

La voluntad de aprender es importante, es vital, pero la capacidad
para querer, para amar, que nace de la humildad y con un pensamiento 
en común, lo es aún más.
Todo tiene su origen en un pensamiento único, un pensamiento
global, que ha sabido dispersarse, que ha sabido introducirse en infinitas
concepciones mentales, pero que al unísono están vibrando 
a su mismo nivel.
Ese nivel, esa nota vibratoria, debe ser única para todo el
pensamiento cósmico. Esto quiere decir que están llegando los momentos
en que la unificación mental debe servir para progresar en ese camino, 
en esa evolución, en esa nueva dimensión del pensamiento.
Nosotros, como piezas de ese gran engranaje, también necesitamos
de esas otras piezas, como es el caso o puede ser vuestro nivel evolutivo.
Porque sin esas otras piezas el engranaje no funcionaría. Por tanto para
nosotros es tan importante vuestro progreso, como para nosotros
progresar.

En definitiva, queremos mandaros un comunicado de amor y de
esperanza. Vamos en un mismo barco cósmico que agrupa a toda 
la creación. Desde la más insignificante piedra hasta el ser más 
evolucionado es tan importante y tan básico, que no podemos 
prescindir  de ningún elemento.
En esa concepción de la unificación o globalización planetaria,
estamos todos comprometidos y esperamos que ese pensamiento se
enraíce en vuestro ser interior y os permita evolucionar, porque vuestra
evolución, como digo, es también la nuestra.

Son momentos estos de preparación, de paciencia, de ilusión. Y de
bondad al mismo tiempo, que deberéis poner en todos vuestros actos.
Porque junto a la bondad se halla inmersa la humildad. La humildad 
de saber que tenéis acceso a una información privilegiada.
En cambio, la ostentación de esa información no debe aflorar en
ningún momento en vuestro pensamiento. Es una información que recibís 
que os prepara psicológica y mentalmente a nivel sensitivo, a nivel
espiritual. Mas, debéis acoger ese conocimiento muy humildemente para
que ensanche vuestro corazón y vuestra mente, y os una con todo 
el infinito mundo creador.
Solo así el Hombre será capaz de dar la mano al renacimiento
cósmico. Por otra parte deseado por todos.
Sili-Nur.

http://www.tseyor.com/ 


miércoles, 21 de noviembre de 2012


PENSAD QUE EL CONOCIMIENTO QUE SE PRECISA 
NO ES SOLO CONOCIMIENTO INTELECTUAL. 
SE PRECISA TAMBIÉN EL CONOCIMIENTO INTUITIVO. 

Pensad que el conocimiento que se precisa no es solo conocimiento
intelectual, lo hemos dicho infinidad de veces. Es también conocimiento
intuitivo. Habéis de usar la imaginación, el equilibrio, la armonía, el amor, en
todo lo que hagáis. Si usáis ese proceso intuitivo en debida forma, ese
mismo proceso os iluminará, os dará esa fuerza para avanzar. Ese equilibrio
en vuestras personas que no permitirá que titubeéis, sino que estéis seguros
de lo que hacéis, por donde andáis, de lo que decís.

“Creemos que es un buen momento para fomentar este aprendizaje en todos
aquellos seres que puedan reunir ciertas condiciones. Esas condiciones no
imperan demasiado en las grandes esferas del poder científico, político,
religioso... sino más bien en otras esferas menos poderosas, pero de
indudable formación humana y cultural, lo suficientemente amplia, 
como para dar a conocer ese tipo de conocimiento.
Sin duda estos grupos de contacto van a dar, en un futuro, un gran servicio a
la humanidad de una forma sencilla y humana, sin aspavientos pero efectiva.
En definitiva tened en cuenta, y para terminar, que el futuro de la raza
humana del planeta Tierra, será el conocimiento de otras dimensiones, el
conocimiento de otros planetas en el Cosmos, viajes interestelares, el viaje
astral, el viaje energético, la audio-videncia...
Todo ese conocimiento intuitivo está a las puertas de la mente humana y
solo falta añadir esa parcela de humildad como para que dé su fruto y 
eso solo se verá de una forma sencilla y humana plena de amor.”

No caigáis en el error de confundir la intuición con el intelecto. Un
intelecto brillante es hermoso, es bonito, es deslumbrante; mas la
honestidad, el proceso humilde con el que se adornen todos vuestros 
actos, eso es sin duda lo más importante.
En efecto, tenéis una capacidad de perfección, de superación. El
miedo debéis abandonarlo. No necesitamos hombres y mujeres miedosos.
Necesitamos hombres y mujeres valientes, tenaces, amorosos, sin titubeos.
No confundáis nunca la palabra dicha de forma soez, por la palabra
amable, por la palabra digna. Entended de una vez que solo con 
la humildad y con la capacidad con que sepáis adornar 
vuestro conocimiento será suficiente.
Sili-Nur.

http://www.tseyor.com/



sábado, 17 de noviembre de 2012


SEAMOS CONSCIENTES DE NUESTRO PAPEL EN EL COSMOS... 
CADA UNO DEBE APRENDER A EQUILIBRAR SU PROPIO  MUNDO, 
PUESTO QUE EN LA MENTE SE ENCUENTRA LA RAZÓN DE TODO.

Amigos, soy Ostracita de Ganímedes.
Paciencia y voluntad para el cambio.
Todo y esperando mayores oportunidades, llegará el día en que
podremos fundirnos en un abrazo de hermandad y camaradería, y todos 
una celebremos el instante feliz de estar unidos por el mismo anhelo 
de superación y perfeccionamiento. Mientras tanto llega ese instante,
participemos de la alegría y del recogimiento que nos brindan estos
momentos de comunicación.

Cada uno debe aprender a equilibrar su propio mundo interior, puesto
que en la mente se encuentra la razón de todo. Aunque, y con respecto al
mundo de la mente, se dará cabida a otros procesos más perfeccionados 
avanzados que sin duda os aproximarán un poco más hacia la auténtica
libertad de pensamiento.
Ved que este proceso es una cadena. Nosotros transmitimos impulsos
mentales hacia vosotros, y que se traducen en amor y energía. Vosotros,
podéis repercutir proyectando al mismo tiempo dicha energía amorosa
hacia todos los lugares del planeta y del cosmos entero. Y así, tras esa 
rueda de energía, seguirá en marcha el gran proyecto universal de 
liberación,  de perfeccionamiento y de evolución del pensamiento.
Con ello daremos cobijo en un tiempo no muy lejano a todo aquel
que anhela, que necesita ya, proyectarse hacia otros espacios cósmicos
interestelares. Porque las manos que damos son para ser acogidas en 
toda su plenitud por seres con un común denominador: llenar de amor 
universal, de energía cósmica, todos los rincones del cosmos.

En breve vamos a propiciar el transmitiros un determinado
conocimiento, siempre y cuando respondáis plenamente 
a los anteriores planteamientos.
Saberos, además, unos afortunados por cuanto conocéis una serie de
reglas. La primera y fundamental: vuestra pertenencia al mismo cosmos,
como seres humanos que forman parte de la gran familia del hombre
cósmico.
Como gran familia que somos, debemos ayudarnos en el Amor,
debemos proyectarnos en el Amor y saber iniciarnos en el Amor.
Para que la Energía que ese Amor desprenda, inunde todas y cada 
una de las partes de la consciencia humana.
Para el ser humano que necesita despertar y ofrecer adecuado cobijo
a su espíritu, a su esencia.
Para el ser humano que debe limpiar su casa, la mente, de todo
aquello que le imposibilite la residencia de su espíritu.
Para que el ser humano sea digno de recibir la fuerza del Espíritu.
Así, limpiemos nuestro estado mental. Limpiemos todo aquello que
pueda hacer inviable el advenimiento de la razón universal del cosmos, de la
esencia, y que en nosotros circunda a la espera de nuevos grados de
consciencia, para hacernos partícipes de un mundo de armonía, paz y amor
en todo el universo.

Seamos conscientes de nuestro papel en el cosmos. Librémonos de
todas las cadenas que nos oprimen e impiden que la raza humana libere a
los cuatro vientos toda la energía que va a hacer posible un mundo mejor,
más armónico y pleno de dicha y felicidad. En suma, de amor universal.
Mediante el progreso de la mente, aprendamos a viajar por el cosmos.
Conociendo así a otros seres humanos y a otras culturas.
Que nuestro mundo sea todo el cosmos.
Seamos, cada uno de nosotros, los magos del Tiempo, eso es, los
magos del sin Tiempo y sin Espacio.
¿Por qué no empezar desde ahora mismo? Creer es poder.
Así sea en un mundo en el que empieza a vislumbrarse el nacimiento
espiritual del hombre de la nueva era.

Con amor. Ostracita.

viernes, 9 de noviembre de 2012


ESTAMOS EN LOS ALBORES DE UNA HUMANIDAD FLORECIENTE.
Sin embargo, aún no es posible divisar en todo su contexto la realidad 
del fenómeno humano de la presente generación. Y precisamente no 
es posible atisbarlo del todo y en su plenitud porque aún estamos
imbuidos de ciertos prejuicios. Síntomas claros de que nuestro ego,
nuestro yo inferior, se siente amenazado. Propio del miedo es esta
amenaza o sentimiento de amenaza. Y es lógico y natural que así
suceda, pues la propia naturaleza de la tercera dimensión 
nos invita a ello por pura protección a lo desconocido.

Sí amigos, estamos luchando interiormente a un nivel psicológico
desconocido hasta ahora. Y ese desconocimiento trae lógicamente un
miedo ancestral que va diseminándose por todos nuestros conductos
psicológicos, y alteran procesos hasta ahora insospechados. Pero,
amigos míos, la observación, la autoobservación, el control de uno
mismo, el equilibrio como he dicho y la correspondiente armonía, 
hace que esos miedos vayan disipándose y desaparezcan 
finalmente en un fondo común de comprensión.
Shilcars.

http://www.tseyor.com/

domingo, 4 de noviembre de 2012

"LA ENTROPÍA"


EL CONOCIMIENTO HOY EN DÍA, EN PLENO SIGLO XXI DE VUESTRA ERA,
HA LLEGADO A FORMAR PARTE DE VUESTRA PERSONALIDAD INTRÍNSECA.
Y AHORA EL SER HUMANO NO TIENE BARRERAS PARA EL CONOCIMIENTO.
-Shilcars-

Si el individuo, y la masa humana en general, tiende a no 
rentabilizar su estado vivencial clarificando su camino, sus impresiones, no 
desapegándose en lo posible de esa noria o rutinaria noria que le lleva 
siempre al mismo sitio, evidentemente no va a ir ningún sitio en concreto. 
Porque las fuerzas de la entropía llegan a aglutinar un sentido no evolutivo 
en cuanto a ampliación de caracteres y de personalidad, y alteran dicho 
proceso hacia la involución.  
No se trata de jugar al “si acertaré o no acertaré”, “ya veremos qué 
pasa”, “ya veremos cómo el juego se desarrolla y entonces ya 
maniobraremos”, porque esa solución es poco rentable y eficaz.  
El hombre de vuestra generación tiene los componentes adecuados, 
y lógicamente puede establecerse en una relación abiótica 
superdesarrollada. Que esto nos indica que el hombre puede obtener 
todo aquello que precise y sea de orden básico para el desenvolvimiento 
en su estado tridimensional. Pero nunca las cosas van a venir a través 
del azar, de la casualidad.  
Por eso es necesario que asumáis el rol en vuestras vidas como para 
impulsar debidamente esta existencia tridimensional, llegando a 
consolidar los arquetipos necesarios. Proveyéndoos, además, de aquellas 
herramientas, mentales por supuesto, que van a hacer posible el cambio 
cromosómico y adeneístico. 
Lógicamente, el resto lo va a poner el propio cosmos en su 
reestructuración constante, y ampliar aquellas mentes que vayan 
propiciar en lo posible dicha apertura mental.   
 
NADA SE VA A DAR REGALADO 
Nada se va a dar regalado, supongo lo vais a comprender. Y lo 
comprenderéis perfectamente porque el individuo se  desarrolla en su 
estado anímico y espiritual a través de un profundo reconocimiento de sí 
mismo, a través de la propia conscienciación de su estado.  
Dejemos, para otra ocasión, el hecho del mantenimiento y la 
preservación de las especies cósmicas como puntos evolutivos tan solo, 
de supervivencia. Que esos puntos sí que de alguna  forma, los más 
adelantados, procuran que se establezcan equilibradamente. Pero a lo 
que me refiero es a esa evolución espiritual, anímica,  del intelecto o 
intelectualidad superior. Y esta verdaderamente no  se regala, 
amigos, hermanos.  
Es importante hacer cada día un pequeño esfuerzo más para ir 
avanzando. Evitando, claro está, que esa ley de entropía nos agobie 
y haga retroceder, aunque sea tan solo un palmo. Esto, evidentemente, 
hemos de evitarlo, y para ello nuestro estado conscienciativo sirve 
para tal menester.  
También podríamos hablar del proceso evolutivo en vuestro nivel. El 
proceso que utiliza el cosmos para transformar a sus criaturas a un nivel 
mental. El porqué, a veces, el cosmos en contradicción a una lógica 
evolucionista, se retrotrae y “malinterpreta”, según criterio subjetivo, el 
proceso evolutivo trayendo destrucción, tal vez también creando 
confusionismo.  
Y es por una sencilla razón: porque el elemento humano consciente 
de sí mismo debe estar alerta siempre y no dormirse en los laureles. A 
través de tales divergencias y contratiempos, el ser humano se enfrenta 
continuamente con la dualidad de un mundo que por un lado le puede dar 
todo lo que precisa, y por otro le resta todo aquello que cree necesitar. Y 
esta es una gran realidad.  

EL ESFUERZO SE VERÁ RECOMPENSADO  
Aunque Tseyor, y grupos similares en este planeta,  tengan la 
asistencia y el asesoramiento junto con la información y las referencias de 
otros niveles, ello no significa privilegio alguno. Porque el esfuerzo se verá 
siempre recompensado en función del trabajo grupal, del trabajo de cada 
uno primero, de su esfuerzo en un trabajo interior  que repercuta en el  
desarrollo evolutivo grupal.  
Las sociedades se han ido desarrollando a lo largo del tiempo por 
medio del esfuerzo individual primero, compartido a través del grupo.  
Elementos que se han distinguido en facetas intelectuales, sociales, 
incluso económicas, han aportado al grupo sus conocimientos, y el grupo 
en sí, las sociedades en sí, han ido evolucionado hacia puntos de 
referencia importantes. Y esto no es únicamente fruto de un pasado 
reciente, sino un hecho de siempre. Y siempre se va a producir así.  
Las sociedades no evolucionan con el impulso que pueda dar un 
solo individuo, sino en la mecánica operativa que ese mismo individuo 
logre transmitir al grupo.  
Y entonces sí, el grupo funciona, se expande, se enriquece, florece. 
Pero siempre partiendo de que el grupo, la suma de sus individuos, no 
es una masa gris amorfa, sino la de unas voluntades conscientes.  
Si el grupo funciona, funciona para todos. Y el grupo dejará de 
funcionar cuando el componente de esa masa crítica grupal se adormezca, 
y se pierda en los laberintos de un mundo intelectual subjetivo.  
Por ello, amigos, hermanos, el carácter evolutivo de la raza humana 
tiene un componente que le viene dado primeramente  por una razón 
histórica primigenia, y luego por el valor que esa misma raza haya sabido 
dar a su estado conductual, a sus acciones, y al desenvolvimiento de su 
conocimiento en aras a favorecer el intercambio de  ideas 
y de pensamientos.  
El conocimiento hoy en día, en pleno siglo XXI de vuestra era, 
ha llegado a formar parte de vuestra personalidad intrínseca.  
Y ahora el ser humano no tiene barreras para el conocimiento. 
Puede hallar información en todas partes, le es muy fácil adquirir 
conocimientos. Y solo falta que dichos conocimientos, que puede y suele 
adquirir a diario, los sepa encauzar adecuadamente hacia un componente 
común de enriquecimiento grupal.  
Si así lo hace se estará preparando para el nuevo examen evolutivo. 
Esa especie de salto evolutivo o cuántico que como una escala vibratoria 
más le va a situar en una determinada órbita celeste, holográfica, en la 
que con su pensamiento indagar en procesos muy profundos de la 
psicología mental.  
Y cuando hablamos de procesos muy profundos de la psicología 
mental, nos estamos refiriendo incuestionablemente  al mundo 
adimensional, al mundo creativo.  
Todo ello nos viene a indicar que el proceso que va a seguir el 
hombre a partir de ahora lo será fuera de las coordenadas 
tridimensionales. Y para establecerse puntualmente en un nivel en el cual 
su pensamiento le procure identidad propia. Tanto como para formular 
sus propias preguntas y recibir sus propias respuestas.  

EL HOMBRE RECIBIRÁ SU PROPIA RESPUESTA  
Fijaros que es interesante matizar ese aspecto: el  hombre va a 
formular sus propias preguntas y recibirá sus propias respuestas. Esto 
quiere decir que no las va a recibir de nadie más que de sí mismo.  
Estamos acostumbrados a aprender a través de lo que nos dicen 
nuestros maestros, nuestros guías, pero llega un momento en que esta 
situación cambia. Y cambia precisamente cuando se precisa cambiar. Y en 
dicho  cambio se produce una revolución del pensamiento, por cuanto es 
el propio pensamiento que por sí mismo establece las debidas pautas 
de comportamiento.  
Esto quiere decir que el individuo, si llega a este punto de 
posicionamiento psicológico y mental, tendrá que individualizarse en un 
proceso personal e íntimo y, a cambio, favorecer el desarrollo grupal. 
Porque esta es la mecánica operativa en esos niveles adimensionales.  
No podemos pensar que vamos a desarrollar nuestro estado 
anímico, espiritual, de forma individual, sino que tal hecho evolutivo lo 
será en conjunto. Porque si no es así habrá sido un error de apreciación de 
tipo egoico muy personal: creer que el desarrollo personal es único e 
insustituible, y que debe figurar como primer punto en la adaptación 
de la nueva psicología.