jueves, 22 de septiembre de 2011

"LA TRANSMUTACIÓN"
LA PRIORIDAD EN NUESTRA VIDA

“La transmutación debe ser nuestro principal objetivo dentro del ranking 
de prioridades. Este es el objetivo por el que venimos aquí, en este plano 
tridimensional, a transmutar.” 
“La transmutación sólo es posible en el mundo físico,  y para traspasar 
las barreras del mundo físico, solamente es necesario hacer el traspaso 
adimensional consciente, sin otro pensamiento que la fluidez y el recogimiento 
en uno mismo.”    
Realmente, la transmutación es la principal prioridad de la existencia 
humana. Transmutar significa alcanzar una mayor comprensión de nosotros 
mismos y de nuestra existencia, basada en la auto-observación y en la 
consciencia que adquirimos al conectar con nuestro mundo espiritual.  
La transmutación, que es una alquimia sublimadora, está presente en 
todo el universo, que se ve precisado a transformarse para evolucionar y 
perfeccionarse, pues si no se estancaría en un deambular repetitivo sin fin.  
Solo podemos transmutar en el mundo tridimensional, no es posible 
hacerlo en el adimensional, pues en él solo podemos analizar de forma objetiva 
nuestro trascurso evolutivo, pero no podemos sublimar lo que ya es sublime en 
sí mismo.  

Por ello nuestra presencia en el mundo tridimensional está en función de 
la experimentación y de la sublimación, para realizar esa labor alquímica que 
ennoblece y espiritualiza la materia.  
No siempre somos conscientes de que esa es la principal prioridad de 
nuestra existencia en la Tierra. Puede transcurrir  la vida asumiendo en cada 
momento nuestras inquietudes y necesidades sin atender a este factor, sin 
preguntarnos quién somos o a qué hemos venido aquí. Y en este caso puede 
ser una existencia perdida en cuanto al impulso evolutivo de nuestra 
conciencia.  

En los tiempos que corren la transmutación se está  acelerando, pues 
hay potentes energías cósmicas que nos ayudan a realizarla. Por eso, nuestra 
época es un tiempo de transmutación por excelencia, de cambio social y 
psicológico, necesario para superar los enfrentamientos en los que estamos 
estancados.  
A veces, la enfermedad puede ser un factor que nos  impulse a 
transmutar, pues nos hace reflexionar y plantearnos las grandes cuestiones de 
la vida, es una oportunidad que se nos brinda para hacerlo.  
Y es que se puede transmutar por conciencia o por dolor, pero nuestro 
espíritu, en cualquier caso, nos impulsa a ello, pues no quiere perder la 
oportunidad cósmica que se le brinda para alcanzar una mayor realidad en sus 
manifestaciones.  
También nos ayuda a transmutar el mundo de los sueños, en el que 
vivimos y revivimos experiencias que nos indican qué tenemos que 
transformar.  
La transmutación exige un estado de alerta, de atención a nosotros mismos 
y a las circunstancias que vivimos, sabiendo sacar el partido que nos 
ofrecen para ello.  

El grupo Tseyor quiere destacar en esta monografía  los elementos que 
acompañan y facilitan la transmutación, para que mediante un repaso sucinto 
tengamos a nuestro alcance el conjunto de referencias que nos van a ayudar a 
comprender el proceso de transmutación y aplicarnos a él de forma concreta y 
con buenos resultados. 
-Shilcars-